¿Un puente habitado durante más de 500 años? Lo descubrimos en Érfurt

No te podrás resistir a recorrer los 120 metros del “Ponte Vecchio alemán”

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: bbsferrari / ISTOCK

La zona central de Alemania abarca uno de los territorios más emblemáticos dentro de las fronteras germanas. Nos referimos a Turingia, al norte de Baviera, un estado que no solo está considerado el “Corazón verde” del país, por sus magníficos y extensos bosques, sino que presenta algunas de las poblaciones con el patrimonio medieval mejor conservado de toda Europa Central.

Krämerbridge, el gran puente habitado de Erfurt
Krämerbridge, el gran puente habitado de Erfurt | querbeet / ISTOCK

Tal es el caso de su capital, Érfurt, que cuenta con un centro histórico envidiable del que forman parte auténticas joyas como el Krämerbrücke, un puente habitado desde hace más de quinientos años, con viviendas al más puro estilo del Ponte Vecchio de Florencia, habiéndose convertido con el tiempo en la mayor atracción turística de la ciudad.

El Puente de los Mercaderes

“Puente de los mercaderes” o “Puente de los comerciantes” - como también se suele conocer en español -, es la traducción literal del nombre alemán de Krämerbrücke.

El mayor reclamo turístico de la ciudad de Érfurt cuenta con una larga historia a sus espaldas. Ya a principios del siglo XII está documentada la existencia de un paso de madera en un vado del río Gera. Los repetidos incendios que asolaron y destruyeron la estructura a lo largo de esa centuria y la siguiente, impulsaron la creación de un puente de piedra en 1325 que, no obstante, volvió a sufrir el efecto de las llamas años más tarde, en 1472.

El gran puente habitado al atardecer
El gran puente habitado al atardecer | bluejayphoto / ISTOCK

Fue entonces cuando se reconstruyó con la apariencia actual – muy parecida a la que nos pueda recordar el célebre Ponte Vecchio de Florencia -, con sus características hileras de casas que constituían en aquel momento 62 edificios, custodiados por dos iglesias a ambos lados del puente. Algo que cambiaría en los siglos posteriores con la agrupación de algunas de las viviendas y la demolición de uno de los templos, dando lugar a las 32 casas de la actualidad, propiedad en su mayoría del Ayuntamiento.

enlace

Los 120 metros de longitud y los 26 de ancho de Krämerbrücke lo convierten en el puente con edificios más largo de toda Europa, además de la estructura de este tipo que ha permanecido más tiempo habitada de todo el continente, pues desde sus inicios ha mantenido esta finalidad ininterrumpidamente.

Escultura de una diosa frente a la catedral
Escultura de una diosa frente a la catedral | horstgerlach / ISTOCK

Es por ello que caminar a lo largo de los 5,5 metros que ocupa la vía central entre las casas es toda una experiencia en sí misma. Más teniendo en cuenta la existencia de tiendas en los bajos. No es de extrañar, por tanto, que el mayor festival de la ciudad, Kärmerbrückenfest, lleve el nombre del puente.

El encanto de un pasado medieval

Érfurt cuenta con un ambiente especial en su casco histórico. Mientras que el extraordinario Krämerbrücke es solo uno de los innumerables puentes que unen las dos orillas, tanto del río Gera como del canal que discurre paralelo para el control de sus crecidas, el centro de la ciudad cuenta igualmente con multitud de monumentos de gran valor patrimonial.

La nieve y los mercadillos navideños convierten la ciudad de Erfurt es un lugar perfecto para asar unos días especiales
La nieve y los mercadillos navideños convierten la ciudad de Erfurt es un lugar perfecto para asar unos días especiales | Juergen Sack / ISTOCK

El origen conocido de la población desde mediados del siglo VIII y su estratégica situación histórica en el cruce de antiguas rutas comerciales, favorecieron esta riqueza patrimonial que se traduce hoy en día en la presencia de decenas de iglesias, torres, capillas o monasterios, afortunadamente conservados con el paso del tiempo.

De todos los monumentos conservados, el conjunto más importante es el que forman la catedral de Santa María y la iglesia de San Severo, consideradas dos obras maestras de la arquitectura gótica alemana.

La catedral de Erfurt una impresionante construcción gótica 
La catedral de Erfurt una impresionante construcción gótica  | Votimedia / ISTOCK

Especial mención merece la catedral, lugar donde fue ordenado Martín Lutero en 1507 y donde se exhibe la que fue en su momento la campana medieval más grande del mundo, la “Maria Gloriosa”. Una verdadera joya que impresiona por sus dos metros de altura y sus casi trece toneladas de peso.

Tampoco podemos olvidar, haciendo alusión a la vida de Martín Lutero, el monasterio de San Agustín, donde vivió el famoso fraile durante un lustro, como tampoco hemos de olvidarnos en nuestra visita de la Antigua Sinagoga, una de las más antiguas de Europa conservadas.

Ciudadela de Petersberg en invierno
Ciudadela de Petersberg en invierno | tichr / ISTOCK

Ya fuera del casco viejo, el último de los grandes monumentos imprescindibles de Érfurt es la Ciudadela de Petersberg, una fortaleza del siglo XVI, situada en lo alto de una colina, que es un ejemplo único en el continente, tanto por su tamaño como por su singular tipología.

Motivos más que suficientes para vernos atraídos por el interés que despierta esta ciudad poco conocida que, además, durante estas fechas, se convierte en una de las poblaciones más concurridas de Alemania gracias a sus mercados navideños.