Las Montañas Rocosas, el paisaje que querrías ver desde tu ventana

Picos majestuosos, lenguas glaciares, lagos de color turquesa, ríos de aguas bravas… imagina este escenario al otro lado del cristal

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: Leamus / ISTOCK

Todo es ponerse a soñar. Nada de bloques de pisos. Hoy abrimos las ventanas y encontramos las Montañas Rocosas, uno de los escenarios más impresionantes del mundo. Un prodigio de la naturaleza de Canadá (también se extiende por Estados Unidos) declarado Patrimonio de la Humanidad.

GlowingEarth / ISTOCK

Pocos paisajes resultan tan deslumbrantes como el que conforma este sistema de cordilleras que se eleva como una enorme muralla, sin interrupción, paralela a la costa oeste de Norteamérica. Una barrera geológicamente más antigua que los Alpes o el Himalaya, que encarna el concepto de la inmensidad, lo superlativo, lo infinito y lo inabarcable.

Naturaleza desbordante

Las Rocosas canadienses se alzan formando una impenetrable columna vertebral de roca y nieves perpetuas sobre los estados de Alberta y Columbia Británica y a lo largo de cuatro parques nacionales: Banff, Jasper, Yoho y Kootenay. En todos ellos encontramos extensas lenguas glaciares, lagos de color turquesa, ríos de aguas bravas y picos majestuosos.

lucky-photographer / ISTOCK

Será cuestión de dedicarse a contemplar su belleza en un lugar en el que también se puede, claro, entregarse a la práctica del deporte: esquiar, escalar, caminar por los bosques, hacer rafting o kayak por los ríos y dar paseos en bicicleta de montaña. Y siempre disfrutando de cada vista espectacular. Como la de los lagos Louise, Moraine y Peyto, que exhiben un azul imposible abrazados por la vegetación. O el de Castle Mountain, que dibuja unos picos perfectos con la forma de un castillo. O el de Morant’s Curve, en el valle del Bow, que debe su nombre al fotógrafo que capturó, justo en este punto, una imagen arrebatadora con el tren trazando una curva paralela al río y los picos nevados como telón de fondo.

dszc / ISTOCK

Atractivos esenciales

Las Montañas Rocosas gozan de maravillas únicas, especialmente repartidas entre los parques de Banff y Jasper, que son los más visitados. Este último cuenta con la mayor extensión de terreno virgen del país, además de una red de mil kilómetros de senderos que atraviesa bosques y amplias praderas.

chinaface / ISTOCK

Aquí podemos admirar el mirador The Glacier Skywalk, una pasarela de cristal a 280 metros de altura con vistas espectaculares. También lagos brillantes como Annete, Medicine o Pyramid y las fabulosas Miette Hot Springs, unas aguas termales rodeadas de montes nevados. Y no hay que perderse las cataratas Athabasca, allí donde las aguas se precipitan con tal fuerza que han cavado un sinuoso cañón.

RuslanKaln / ISTOCK

Pero otro de los grandes reclamos del lugar es su apabullante fauna. Wapitíes (ciervos canadienses), muflones, alces y, con más probabilidad de la que se imagina, osos negros que pasean en busca de apetitosas bayas, impasibles a la presencia humana. Con un poco de suerte, desde tu ventana, verás alguno de estos gigantes pavoneándose ante tus ojos.

ImagineGolf / ISTOCK