Hoteles colgados, lujo entre las ramas

Desperdigados por los paisajes más variopintos, estos peculiares alojamientos permiten fundirse con la naturaleza y cumplir el sueño infantil de dormir en una especie de nido para los humanos.

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: ANTTI KUROLA

Amanecer en la espesura del bosque y contemplar el paisaje capturado dentro de las propias paredes. Despertarse con el canto de los pájaros y el arrullo que emiten las hojas al ser azotadas por el viento. Sentir el cielo más cerca como en una especie de vuelo. Todas estas sensaciones se experimentan en lo que se ha dado en llamar los hoteles colgados de los árboles. Una propuesta diferente de turismo ecológico en la que prima el contacto con la naturaleza.  

DOOK

Pedras Salgadas

Portugal

A menos de una hora de Oporto, en la región de Trás-os-Montes, están estas eco-casas proyectadas por Luís Rebelo de Andrade, con exterior de madera y pizarra e interior blanco y diáfano, que recoge la luz que llega de entre la maraña de cedros, hayas y secuoyas.

Pedras Salgadas

Arctic TreeHouse

Rovaniemi, Finlandia

Nada hay más sobrecogedor que disfrutar de una aurora boreal desde la cama de estas cabañas de madera en el hermoso paisaje del Ártico. En el interior encontramos la calidez del diseño finlandés, con duchas de lluvia e hidromasaje y suelo radiante.

Ubicada en las colinas de Iso Syöte, este espacio completamente único y lujoso se encuentra el la zona más meridional de Finlandia. Esta excepcional casa del árbol ofrece un alojamiento espectacular de dos pisos construido alrededor de un árbol en crecimiento. Además, desde una de estas suites se puede disfrutar, si los polos lo permiten, de la aurora boreal  gracias a sus techos de vidrio que ofrecen unas hermosas vistas de 360 grados del valle circundante. | D.R.

Treehotel

Harads, Suecia

Con un diseño que se asemeja a un gigantesco nido de pájaros, este alojamiento de Suecia cercano al valle del río Lule y a un bosque donde habitan alces, permite acoger hasta cuatro personas. Incluye dos habitaciones, un baño y sala de estar.

Tree Hotel

Kingston Treehouse

Sudáfrica

La magia de los safaris africanos cobra una fuerza mayor en este alojamiento posado sobre una estructura de madera, en el que destaca la ausencia de paredes (la privacidad se obtiene con cortinas). 

Andbeyond Tree Lodge

Tanzania

La belleza de un bosque de caoba oculto en el tanzano Parque Nacional del Lago Manyara dibuja el escenario de las nueve suites sobre pilotes de este hotel, desde las que se ve desfilar a los elefantes. Todas elaboradas con madera y hojas de palma.

DOOK

Keemala Resort

Phuket, Tailandia

Fundidas con la exuberante vegetación de la zona, las casas elevadas que conforman el Bird’s Nest de este romántico hotel cuentan con una pequeña terraza y una piscina privada. Dentro los troncos y las ramas de los árboles se integran en el mobiliario.

Alpaca Treehouse

Atlanta, EE. UU.

Su situación en un bosque de bambú y dentro de una granja perdida en un pliegue de la naturaleza de Atlanta confiere un carácter especial a este hotel colgado de los árboles, hecho con materiales reciclados. Desde él se divisan alpacas, gallinas y llamas.

Nick Franko Productions

Trillium Treehouse

Washington, EE.UU.

Su propietario, Pete Nelson, quiso que esta casa de árbol con forma de prisma se realizara a mano con madera de su bosque, al que se asoma a través de un mirador en la escalera. Sus grandes ventanales dan la sensación de estar flotando entre las ramas.

Adam Crowley

Treetops Treehouse

Devon, Reino Unido

Emplazado en la zona de Fox and Hounds, este hotel elevado a cinco metros del suelo, sobre un árbol de 250 años, está inspirado en los cuentos de hadas. Dentro, todo el mobiliario es sostenible y local.