El encanto de la República Turca del Norte de Chipre

Un ambiente apacible, adormecido, rural incluso en las (contadas) ciudades; una población relajada que tiene todo el tiempo del mundo; unas grandes playas vírgenes, casi sin urbanizaciones; unas carreteras sin grandes atascos ni bocinazos: un viaje a estos lares es un viaje a la quietud. Los visitantes suelen empezar el periplo en la ciudad de Girne, el nombre turco de Kyrenia, que goza de una gran infraestructura hotelera y dista apenas cuarenta minutos del aeropuerto internacional de la RTNC, el de Ercan. Visitarla es antes de todo gozar de una vista: la de su puerto, con sus antiguas casas de origen veneciano, alineadas en semicírculo en torno a una bahía llena de barcos de pesca y de ocio.