Diez destinos silenciosos para conectar con la naturaleza... y desconectar de todo lo demás

Desconecta del ruido de las grandes ciudades y adéntrate en la inmensidad de desiertos, bosques, cenotes o incluso glaciares 

Beatriz Pérez
 | 
Foto: milehightraveler / ISTOCK

El turismo slow es la respuesta perfecta al frenético ritmo de vida que llevamos. Así, en un mundo cada vez más estresante, alejarnos del caos de las ciudades, buscar lugares en calma y aprender a disfrutar de momentos de soledad son algunos de los consejos que deberíamos poner en práctica para huir del estrés. Así, desde Musement, plataforma de reservas de actividades en destino, recogen los mejores destinos para un viaje tranquilo, relajante, en conexión con la naturaleza, y sobre todo, silencioso:

1. Vatnajökull, Islandia

En el mayor glaciar de Europa solo escucharemos el silbido del viento. Allí, podemos visitar la cueva de hielo, donde no oirás el tono de tu teléfono, ni las notificaciones push, ni los avisos de que te ha llegado un nuevo correo electrónico. En este entorno natural no hay nada que perturbe la paz y la tranquilidad de quienes se aventuran, de la mano de los guardias forestales, a descubrir los espectaculares paisajes que albergan los más de 8.000 kilómetros cuadrados que tiene su área.

Vatnajökull, Islandia | golfer2015 / ISTOCK

2. Algar do Carvão, Portugal

El aislamiento que se experimenta en este Monumento Natural Regional situado en la isla de Terceira no da miedo. De hecho, lo que se siente es todo lo contrario, pues el silencio y la magia del volcán Guilherme Moniz encanta a los exploradores que se adentran en su interior. La boca de la cueva volcánica es una de las pocas que pueden explorarse de cerca, donde los complejos fenómenos geológicos y bioquímicos que han ocurrido en el sistema hidrogeológico han llevado, a lo largo de los años, a la formación de exuberantes y raras estalactitas y estalagmitas de sílice amorfo, que se encuentran entre las más bellas de las Azores.

Algar do Carvão, Portugal | Edesign / ISTOCK

3. Isla Chrissi, Grecia

Viajar hasta esta isla mediterránea no solo significa descubrir un destino aislado y tranquilo sino, también, conocer un lugar donde el contacto con la naturaleza genera experiencias únicas para los sentidos y el alma. Las playas blancas y de arena fina de Chrissi, conviven con un bosque de cedros centenarios, viejos fósiles marinos y restos de antiguos asentamientos minoicos y romanos. Salvaje y suspendida entre las fronteras azules del mar y el cielo, la isla Chrissi es el refugio natural perfecto para cualquiera que quiera disfrutar de momentos de soledad y silencio.

Isla Chrissi, Grecia | FilippoBacci / ISTOCK

4. Isla Phillip, Australia

En esta lejana isla, del estado de Victoria, podemos ser testigos cada tarde del ‘Desfile de Pingüinos’, uno de los espectáculos más impresionantes que nos ofrece la naturaleza. Caminando lado a lado, después de incontables aventuras en el agua, miles de pingüinos regresan a las playas antes del anochecer, coordinados en una marcha silenciosa hacia su nido. A través de una plataforma elevada podemos observar, a pocos centímetros de distancia, los rituales nocturnos de los animales que, inconscientes de la presencia humana, se dejan admirar en todo su esplendor.

Isla Phillip, Australia | Larry Koester

5. Goa, India

Qué mejor forma de desconectar de nuestra vida diaria que viajando a la India, un lugar en el que podemos desintoxicarnos de las rutinas y el estrés, a la vez que nos acercamos a nuestro lado más espiritual y profundo. En Goa podemos descubrir un templo de meditación en el que conectaremos con nuestro interior y redescubriremos las riquezas naturales. En la isla de Divar, en el Mercure Goa Divaaya Retreat, podremos reequilibrar nuestros chakras con sesiones de Pratha y Kriya, en un estricto silencio.

Goa, India | anyaberkut / ISTOCK

6. Cabo Polonio, Uruguay

Este pueblo de la costa de Uruguay es de los pocos lugares del mundo que te permite estar totalmente solo. Aquí, son las dunas de arena las que marcan los límites de la pequeña población, donde la que la única electricidad que llega es para su faro, el mayor símbolo de lugar. Cabo Polonio cuenta con dos playas, La Playa Sur, con aguas turbulentas y una franja de arena que llega hasta La Pedrera; y la Playa Norte, que bordea el pueblo hasta la Punta del Diablo.

Cabo Polonio, Uruguay | xeni4ka / ISTOCK

7. Makgadikgadi Pans, Botswana

El Makgadikgadi Pan es uno de los salares más grandes del mundo, con 3.900 kilómetros cuadrados de puro desierto seco en el noreste de Botswana. En la zona se ubicaba el extinto lago Makgadikgadi, la vida vegetal es muy escasa y prácticamente no hay presencia humana. Así, sus visitantes podrán experimentar la magnitud e inmensidad del desierto, así como el aislamiento de todo signo de civilización.

Makgadikgadi Pans, Botswana | 2630ben / ISTOCK

8. Olympic National Park, Estados Unidos

Dentro de este parque natural del estado de Washington, se esconde el One Square Inch of Silence (Una pulgada cuadrada de silencio), un fragmento de naturaleza cargado de silencio natural ubicado sobre el monte Tom Creek Meadows, concretamente en el sendero Hoh River Trail. Es el mejor lugar para cerrar los ojos, conectar con la Tierra y escuchar durante unos minutos el entorno que te rodea, uno de los más vírgenes y ecológicamente diversos de los Estados Unidos.

Olympic National Park, Washington, Estados Unidos | Jeremy Janus / ISTOCK

9. Tak Be Ha Cenote, Mexico

Las cuevas submarinas con forma de catedral de la península de Yucatán se encuentran entre los últimos lugares vírgenes del mundo. Y entre sus casi 7.000 cuevas, el cenote Tak Be Ha es uno de los más tranquilos, con un silencio solo interrumpido por el goteo ocasional del agua. Este cenote tiene una pequeña entrada que conduce a una sala con una enorme cúpula y una gran cantidad estalactitas y estalagmitas.

Tak Be Ha Cenote, México | Wojciech-P / ISTOCK

10. Zurich, Suiza

Por increíble que parezca, hay una ciudad en esta lista. Se trata de una de las ciudades más importantes de Suiza, y es que según el World Hearing Index, que se encarga de medir el ruido de las ciudades, Zurich es la ciudad más silenciosa del mundo, es decir, la que tiene menos contaminación acústica. Para llegar a este resultado, se realizaron 200.000 pruebas de audición en 50 lugares de todo el mundo.

Zurich, Suiza | JaCZhou / ISTOCK