Descubrimos Jeddah, la ciudad del Dakar 2022

Es conocido como la puerta de entrada a la ciudad santa islámica de La Meca...

Beatriz Pérez
 | 
Foto: Almuhammady / ISTOCK

En la costa oriental del Mar Rojo, en Arabia Saudita, se alza la mágica Jeddah, la ciudad que se esconde detrás del Dakar de 2022. Pero ya seas amante de este deporte o no, la ciudad, conocida como 'la puerta de La Meca', tiene muchos secretos por explorar.

mtcurado / ISTOCK

Y es que el Dakar, que empezó el 1 de enero y que se prevé que acabe el día 14, es considerado por muchos como el rally más duro de todo el planeta. La ubicación en la que se hace ha cambiado a lo largo de los años, ya que en sus orígenes finalizaba en Dakar, la capital de Senegal.

En el campeonato de este año, por tercera vez consecutiva, Jeddah ha ejercido como la anfitriona del inicio y del final de estos emocionantes y complicados rallys.

El ancho desierto dónde se encuentra Jeddah se convierte en el escenario perfecto para la carrera. Pero más allá del Dakar, esta ciudad, la segunda más grande de Arabia Saudita, tiene mucho que ofrecer a sus visitantes.

mtcurado / ISTOCK

Y es que Jeddah es una ciudad de contrastes. Su centro histórico casi intacto choca con la arquitectura moderna de sus altos rascacielos y sus hoteles lujosos. Y hasta allí se acercan desde peregrinos en su camino a La Meca hasta artistas internacionales que acuden a los numerosos eventos que acoge la ciudad.

laarow / ISTOCK

Con 2.500 años de antigüedad, la historia de Jeddah se remonta a los días bíblicos, incluso se cuenta que es el lugar donde se enterró a Eva. En su origen, esta ciudad era un importante puerto comercial, y ahora, su paseo marítimo de 4,2 kilómetros se convierte en el lugar perfecto para pasear, disfrutar de los restaurante locales y ver el atardecer en el Mar Rojo junto a la Fuente del Rey Fahd, la más alta del mundo con su gran chorro de agua que alcanza los 300 metros.

yassertb / ISTOCK

A lo largo de esta cornisa marítima también se encuentran diversas mezquitas construidas siguiendo los métodos de las mezquitas egipcias tradicionales. Su función no es solo a modo de lugar de culto, sino para remarcar la presencia del islam en el Mar Rojo.

jamjoom / ISTOCK

Al Balad es como se conoce al centro histórico de la ciudad, y está catalogado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Las estrechas callejuelas solo se ven interrumpidas por los aromáticos mercados de especias o las imponentes mezquitas. La mayoría de los edificios antiguos, construidos en piedra, están en buen estado de conservación, y en ellos se pueden encontrar desde tradicionales panaderías hasta modernas galerías de arte.

aroundtheworld.photography / ISTOCK

Así, entre lo antiguo y lo nuevo, entre un tradicional zoco o un restaurante lujoso, Jeddah tiene muchas sorpresas guardadas para sus visitantes.