Cuatro suculentas razones por las que Narbona debe estar en tus planes de viaje

Cultura e historia, gastronomía, vinos... ¡Nos vamos al corazón de Occitania!

Macarena Escrivá
 | 
Foto: boerescul

Ubicada en el corazón de Occitania, Narbona se encuentra a apenas 100 kilómetros de la frontera española. Concretamente en la provincia de Aude Pays Cathare, esta ciudad de 55.000 habitantes, permite disfrutar de una escapada marcada su historia, su entorno natural preservado, su gastronomía y sus vinos. 

Un paseo por su historia cultural

La historia de Narbona arranca en el 118 a.C. Los romanos fueron los que fundaron la ciudad y la convirtieron en un importante y dinámico puerto, solo por detrás del de Ostia (Roma). Todavía hoy quedan vestigios de aquel pasado glorioso romano, que se puede visitar en hitos como el Horreum, unas galerías subterráneas, perfectamente conservadas, que se piensa que sirvieron como lugar de almacenamiento y con los restos de la Via Domitia, el camino que unía Roma con la Península Ibérica, que es todavía hoy visible en la Plaza del Ayuntamiento. 

Turismo de Narbona

La ciudad seguía floreciendo y es en la Edad Media, cuando se construye su impresionante Catedral gótica dedicada a los Santos Justo y Pastor, inacabada y con uno de los coros más altos de toda Francia. También en el año 1145, se construye uno de los monumentos más notables de Narbona, la abadía de Fontfroide. A unos 15 kilómetros de la ciudad y al abrigo de frondosa naturaleza, se trata de un magnífico ejemplo de la época cisterciense, restaurado y que se puede visitar todos los días del año. Destacan su majestuosa sala capitular con columnas de mármol, de épocas posteriores, la iglesia y sus vidrieras y una rosaleda con más de 2500 rosales.

© Yann Monel

De su historia más actual, conviene acercarse a Le Pont des Merchands, uno de los dos únicos puentes construidos con viviendas en Francia, por el que discurre el río Aude y al mercado Les Halles, punto neurálgico de encuentro de los habitantes de Narbona, en el que encontrar todas las delicias de la zona, desde quesos, ostras, miel o sardinas, hasta las famosas aceitunas de Lucques.  

Turismo de Narbona

Les Grands Buffets: Un restaurante con el récord Guinness a la mayor oferta de quesos en un restaurante del mundo

Les Grands Buffets ha convertido a Narbona en capital del queso. Y es que allí mismo, se pueden probar 111 variedades de queso. Sorprendente, ¿verdad? Pero empecemos contándote de qué hablamos. En 1989, Louis Privat abrió las puertas de este restaurante, que pronto se iba a convertir en toda una sensación. ¿Sus máximas? Recuperar los platos de la cocina tradicional francesa y ofrecerlos al público, siempre a precios comedidos y desde la más profunda generosidad. Así nació un restaurante que hoy acoge a una media de 350.000 comensales al año y es el primero de Francia en volumen de negocio. Entrar en Les Grands Buffets, es hacerlo a un paraíso gastronómico, que destila savoir faire, buen gusto por los cuatro costados y un servicio de lujo a la francesa. Te impresionará su interiorismo, con obras de arte en la sala, una colección de platería, una espectacular carpa de estilo versallesco o un delicioso jardín que te transportará al mismo corazón de Francia y ese art de vivre tan suyo.

Adrien_Privat

Si el restaurante en sí enamora, más lo hace su apuesta por la gastronomía. Les Grands Buffets toma como propuesta la cocina francesa de siempre y se estructura en base a diferentes propuestas, todo ello en formato buffet à discrétion. Olvida las ideas preconcebidas que puedes tener del concepto 'bufé libre', porque esto es algo totalmente diferente. Aquí cada comensal puede comer lo que más le apetezca y así nos lo recuerda la frase de Gargantúa 'Fay ce que vouldras' (Haz lo que quieras) impresa en varias paredes del establecimiento. Puedes decantarte por los platos de su rôtisserie, donde probar desde un steak tartar, hasta un tournedo o magret de pato, por los productos de La Mer, con su icónica cascada de bogavante, donde presentan ostras, gambas, cangrejo de mar o salmón de Noruega entre otros o probar sus 9 tipos de foie artesano y jamón. Mención aparte merecen los quesos. Cuentan nada menos que con 111 tipos de quesos de toda Francia y de países como España, Suiza, Italia o Grecia y acaban de recoger el récord Guinness al surtido más grande del mundo. Morbier, Comté, Parmesano, Brie, Manchego... y así hasta una apabullante cifra de variedades.

D.R

¿Por cuáles decidirse? Cuentan con un maestro crémier que te ayudará a crear la tabla de degustación perfecta. ¿Y de postre? Un vasto surtido, presidido por una gran fuente de chocolate, entre el que encontrar macarons, éclaris, pasteles, crêpes Suzzette hechos al momento o tarta Tatin, entre otros. El vino es otro de sus puntos fuertes, porque disponen de 70 referencias de la región, por copas y a precio de bodega.

Château L'Hospitalet: Dormir entre viñedos

En el territorio narbonés, se pueden encontrar tres DO diferentes, ya que el vino siempre ha sido uno de los motores económicos de la zona. Y entre la tierra y el mar, al resguardo del macizo de La Clape, se encuentra Château L'Hospitalet, uno de los 11 viñedos del importante productor Gérard Bertrand. Y allí, a apenas unos 15 minutos de la ciudad en coche, es donde daremos con el perfecto remanso de paz ideal para el descanso. Rodeado de 1000 hectáreas de viñedos, se encuentra su hotel boutique de 38 habitaciones, que recibe el mismo nombre de la plantación, con confortables habitaciones, bien con vistas al campo o al patio del château. En verano abren su piscina rodeada de naturaleza y una nueva pista de tenis, esta última accesible durante todo el año.

D.R

Y hay más, porque Château L'Hospitalet es también en un destino gastronómico y enoturístico en sí mismo. El hotel presenta el restaurante L'Art de Vivre donde probar recetas clásicas y contemporáneas, elaboradas con productos de proximidad y temporada, maridadas con la amplia variedad de vinos de Bertrand. Allí mismo se pueden visitar el viñedo de agricultura biodinámica y la bodega, la sala de barricas y la tienda, donde decantarse por más de 90 referencias o hacer una cata, para aprender más y disfrutar los magníficos vinos del Languedoc. 

A Francia, en tren

Sylvain_CAMBON 0612252230

¿Hace falta que te recordemos las ventajas de viajar en tren? Poder disfrutar del paisaje, moverte libremente, leer, trabajar con conexión a internet... Para cualquier viaje de apenas dos horas de avión, tienes que estar en el aeropuerto mucho antes y lo que iba a ser un viaje corto, te roba buena parte del día. Viajar en tren recorta, en muchas ocasiones, los tiempos de viaje y lo hace a precios más competitivos. Francia está conectada con líneas de alta velocidad, con los trenes de Renfe SNCF. Con un total de 21 destinos, esta importante red ferroviaria, lleva seis años transportando viajeros de todos los puntos de España al país vecino. Concretamente, la ciudad de Narbona está a poco menos de dos horas desde Barcelona y a cinco desde Madrid.