Cinco cosas que no sabías de Australia

¿Qué es lo que hace de este vasto rincón de las Antípodas un lugar tan estrambótico? ¿Por qué este país-continente es único en el planeta?

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: kyletperry / ISTOCK

Todo en Australia es lo más. Empezando por su extensión y su condición de país continente. Y terminando por una serie de factores que lo convierten en un territorio único, en el que todo es exagerado y extremo: la región más seca, la población más antigua, la fauna más mortífera, la barrera de arrecifes más grande… Aquí van unas cuantas razones que explican por qué Australia es un país superlativo. 

Los orígenes 

kyletperry / ISTOCK

Antes, mucho antes de la llegada de los primeros habitantes blancos en 1770, ya existía vida en Australia. Una vida que se remontaba a nada menos que a 60.000 años, lo que convierte a estos pobladores en los más antiguos de la Tierra. Los aborígenes – un término que, de hecho, significa el primero o, más bien, el primero conocido-conformaban una comunidad de entre 500.000 y un millón de pueblos diferentes, con más de 250 lenguas regionales

De nada les sirvió, bien es cierto. Porque los colonizadores británicos no dudaron en declarar que este continente remoto e inexplorado no era más que una terra nullius, esto es, despojada de habitantes humanos, lo cual justificó el saqueo, el arrebato de las zonas fértiles y el hostigamiento prolongado de esta raza indígena que, hasta el referéndum de 1967, no logrará su título de ciudadanos. 

Fenómenos virulentos

alejandrophotography / ISTOCK

Otra de las exageraciones de Australia: sus fenómenos virulentos. En el continente rojo, si llueve, lo hará con furia durante semanas; y si no, la sequía será tan acusada que obligará a restricciones de agua. Si hay viento, traerá destructivos ciclones; si se cierne una ola de calor, los efectos serán devastadores. Incluso si hay incendios, el fuego arrasará con miles de hectáreas que se regenerarán en solo unos años.

Byronsdad / ISTOCK

En contraposición, también ostenta otro récord no tan elogiable: su capa de ozono es, lo dicen los expertos, la más delgada del mundo. Y esto quiere decir que los rayos ultravioletas, que aquí se filtran con mayor facilidad, resultan mucho más dañinos.

Naturaleza desbordante

mollypix / ISTOCK

Nos referimos a ese mosaico de maravillas que no tienen réplica en otro lugar del globo. El continente rojo tiene un entorno único, una fauna y una flora que parecen ancladas en el Jurásico, detenidas en su evolución. Las razones se concentran en un hecho: su aislamiento, durante millones de años, del resto de los continentes. Mientras América, Asia, África y Europa, unidos por tierra en el principio de los tiempos, pudieron intercambiarse especies, la naturaleza de Australia se vio obligada a emprender su propio viaje evolutivo.

stanciuc / ISTOCK

El resultado es que aves, mamíferos, reptiles e insectos, por no hablar del reino vegetal, resultan en muchos casos únicos. A las pruebas hay que remitirse: canguros, koalas, wombats, equidnas… y hasta el 80% de las especies autóctonas sólo existen en esta esquina del mundo.

Felicidad máxima

tsvibrav / ISTOCK

Más allá de su riqueza natural, su modo de vida también es extraordinario. Empezando por su densidad de población, una de las más bajas, pues en este territorio equivalente a quince Españas tan sólo viven algo más de 23 millones de almas. Además, Australia es un país con una tradición legislativa fuertemente caracterizada por los derechos sociales –altos estándares de salud pública y gratuita, excelencia en el sistema educativo…- y por su nimia tasa de paro, que apenas sobrepasa el 5%. 

AzmanL / ISTOCK

También contribuye a su calidad de vida el hecho de tratarse de un país extremadamente seguro. Si a todo ello sumamos sus gentes amables y respetuosas, la infinidad de deportes y actividades al aire libre que ofrece y su clima para todos los gustos, el resultado no puede ser otro que el título que le ha otorgado la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE): Australia ha sido elegida varios años la nación más feliz del mundo. 

Inventos raros

lsarao / ISTOCK

Casi nadie ignora que el boomerang (esa pieza curva que, al ser lanzada, describe una trayectoria elíptica y regresa al lugar de origen) y el didjeridú (ese tubo de madera que emite un sonido vibrante) son dos inventos australianos, tal vez los más reconocidos.

Pero muy pocos saben que también esta tierra ha dado a luz a otros objetos cotidianos, fundamentales la civilización. Por ejemplo el frigorífico, presente en todos los hogares desde mediados del siglo XIX gracias a que un australiano empleó la comprensión de vapor para enfriar los alimentos. O la crema de protección solar, tan práctica por estas latitudes. La grabadora de voz de cabina de vuelo, más conocida como Caja Negra, también nació en el continente rojo en 1958 para arrojar luz sobre las causas de los accidentes aéreos. 

wragg / ISTOCK

Otro invento australiano revolucionó como ningún otro la tecnología de la comunicación: el wifi, que irrumpió en la década de los 90 gracias a unos científicos del CSIRO (Scientific and Industrial Research Organisation) de Sydney, un centro de investigación equivalente al español Consejo Superior de Investigaciones Científicas.