Barrio de Kreuzberg en Berlín

El Museo del Judaísmo y el Checkpoint Charlie son las visitas clásicas de este barrio de marcado acento turco. Sin embargo, son sus locales bohemios, galerías de arte y boutiques los que le han convertido en el nuevo referente berlinés.

Nuria Cortés

El río Spree marca el límite norte de Kreuzberg, el barrio que ha robado protagonismo a los ya casi aburguesados Prenzlauer Berg y Friedrichshain. En esta parte de Berlín aún siguen conviviendo familias turcas, artistas, punkies, okupas, estudiantes y modernos cautivados por su gran oferta nocturna. Algunos de ellos rematan la fiesta desayunando en la terraza del Café Am Engelbecken , situado junto al estanque homónimo, que en invierno se convierte en una pista de hielo gratuita donde los vecinos patinan y juegan al hockey. Tras el desayuno, la ruta continúa hacia el curioso Museo de las Cosas , con más de veinte mil objetos de la vida cotidiana del siglo XX. Esta colección está en el nº 25 de la Oranienstrasse, la calle más animada de Kreuzberg y escenario del movimiento okupa y punk del Berlín de los años 70 y 80. Con muchos cafés y tiendas, se puede ver arte en la legendaria galería Endart (nº 36), moda berlinesa en Wildfremd (nº 194), el característico estilo retro cool de la ciudad en el café Luzia (nº 34) o creaciones de jóvenes diseñadores en la tienda-galería Voo Store (nº 24), sin olvidar comedores con solera como Max und Moritz (nº 162), con generosas raciones de platos alemanes.

Tras el paseo por Oranien-strasse se puede tomar un dulce en el cercano mercado decimonónico Markthalle Neun (Eisenbahnstrasse, 42), salvado del derrumbe por los vecinos, o acercarse a la Bethanienhaus (Marianneplatz, 2), un antiguo hospital que durante tres décadas acogió el espíritu artístico del barrio. Hoy, la mayor parte de su actividad se ha trasladado a una antigua fábrica situada en la calle Köttbusserstrasse. Junto al río y en las inmediaciones del fotogénico puente de Oberbaum se hallan tres de los grafitis más conocidos de Kreuzberg, firmados por el artista italiano Blu y ubicados en Schlesischestrasse con Cuvrystrasse y en Falcken-steinstrasse (nº48). Con un tercio de la población del barrio de origen turco, lo suyo es acercarse, si es martes o viernes, a Türkenmarkt, el mercado que se organiza en Maybachufer, a orillas del canal. Entre las familias turcas se ven jóvenes bohemios de Kreuzkölln, una zona de moda repleta de cafés y bares a caballo entre Kreuzberg y Neukölln, cuyos límites los marcan las calles Kottbusserdamm, Sonnenallee, Wildenbruchstrasse, Kiehlufer y Maybachufer. El recorrido continúa hacia el oeste, donde se puede observar Berlín a vista de pájaro desde la colina del parque Viktoria o pasear por las pistas del antiguo aeropuerto de Tempelhof, protagonista de la historia de la ciudad desde los años 20 hasta la guerra fría.

Clásicos de Berlín para cuando cae la noche

En la zona del río quedan los clásicos Club der Visionäre, un antiguo cobertizo que se anima al caer la tarde y cuya fiesta dura toda la noche, y Watergate (Falckensteinstrasse, 49), con ritmos electrónicos y vistas sobre el Spree. Otros clásicos del barrio son Würgeengel (Dresdener Strasse, 122), un local tipo años 50 donde disfrutar de un cóctel, y el simpático Ankerklause (Kottbusser Damm, 104), perfecto para despedir la tarde con buena cerveza alemana.