Baden-Baden, la ciudad-balneario alemana en la Selva Negra

Sorprende con este destino ideal para el mes de diciembre

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: RomanBabakin / ISTOCK

A no mucha distancia del importante río Rin – el que más tráfico soporta de toda la Unión Europea -, y extendida a lo largo del curso fluvial del río Oos, se extiende la sugerente y coqueta ciudad de Baden-Baden, uno de los puntos urbanos de referencia de la Selva Negra - un conjunto de montañas del suroeste de Alemania cuya tupida alfombra de bosques le ha otorgado ese halo de oscuridad desde la época romana -.

Vivvi Smak / ISTOCK

La Selva Negra ha sido tradicionalmente una zona reconocida por sus aguas termales, ofreciendo diferentes lugares a lo largo de ella donde es posible disfrutar de este recurso natural. Baden-Baden, el más famoso de todos ellos, es una ciudad-balneario de gran prestigio que vivió sus momentos dorados durante la etapa conocida como «Belle Époque».

RomanBabakin / ISTOCK

La esencia de Baden-Baden

La pequeña ciudad de Baden-Baden es una bella y cuidada población asentada entre elevaciones, que pareciera sumirse en el seno de un gran bosque que hubiera dejado paso al crecimiento de esta encantadora villa. Plagada de suntuosos y delicados jardines y salpicada de innumerables palacetes, su celebridad vino, sin embargo, de los balnearios que se erigieron para aprovechar las ricas aguas termales que fluyen de su subsuelo; convertida en ciudad de veraneo a finales del siglo XIX para la alta burguesía, la ciudad fue abrazando este papel de lugar de descanso creando a su alrededor toda una serie de servicios enfocados a satisfacer los deseos de la exigente burguesía europea del momento.

RomanBabakin / ISTOCK

Desde luego, el propio nombre de la ciudad – que procede de la palabra «baño» en alemán -, nos saluda desde el principio con una verdadera declaración de intenciones. Una cualidad que ya se vino conociendo y aprovechando desde la época romana.

RomanBabakin / ISTOCK

Un destino sorprendente

Ciertamente, la calidad y abundancia de aguas termales en la ciudad la convierten en un destino ideal donde relajarse en los meses más fríos, donde es curioso disfrutar de un cálido baño al aire libre mientras exhalamos vapor por nuestras bocas – las Termas de Caracalla es un lugar ideal para llevar a cabo esta experiencia -. La gran profundidad de las fuentes que nutren los balnearios genera en superficie unas aguas que alcanzan temperaturas superiores a otros balnearios de Europa.

JWackenhut / ISTOCK

Otro de los puntos más espectaculares donde relajarse, además de ser uno de los balnearios más icónicos de la ciudad por su antigüedad y sus lujosas instalaciones, es el de Friedrichsbad, no muy lejos del Caracalla Spa. Además, justo debajo de este punto se encuentran las impresionantes y bien conservadas ruinas del Balneario Romano, todo un viaje al pasado de esta actividad.

Coco Casablanca / ISTOCK

Más allá de todo lo que engloba a las aguas termales, Baden-Baden es una ciudad para recorrer de punta a punta. Sus formidables paseos, como la alameda Lichtentaler, a lo largo de la orilla del río Oos, o sus bellísimos jardines, como el Rosenneuheitengarten, o las magníficas construcciones integradas en ellos, como la majestuosa galería Trinkhalle, dan buena prueba del encanto de esta población alemana.

Coco Casablanca / ISTOCK

Sus palacios y palacetes, que podremos encontrar en todo nuestro recorrido mientras transitamos por calles empedradas y avenidas con lujosas tiendas, son otro de los mayores reclamos de Baden-Baden. La Lange Strasse, la vía principal, nos marca un claro ejemplo del estilo clasicista y el lujo que se respira en el ambiente de la ciudad, que resulta llamativo para el visitante. Seguramente, el punto más importante donde podemos observar ese lujo asociado a la cultura termal es el Kurhaus, un edificio del siglo XIX que alberga el que está considerado como uno de los casinos más lujosos y bonitos del mundo; una atracción en sí mismo, al margen del juego, que es posible visitar. 

donstock / ISTOCK

Edificios que se conjugan a la perfección con otros de corte más antiguo, como la simbólica Stiftskirche y su imponente torre, que ensalza y nos marca el centro de Baden-Baden y nos sirve de referencia continua en nuestro descubrimiento de esta especial villa alemana.

assalve / ISTOCK