Aiguille du Midi, el impresionante lugar donde se entiende el vacío

Este lugar destaca por su belleza natural y por poseer uno de los paisajes más espectaculares del planeta...

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: imv / ISTOCK

Sencillamente espectacular

Pocos lugares en el mundo resultan tan impresionantes ante nuestras miradas como la Aiguille du Midi. Un punto situado en el macizo del Mont Blanc, junto a la ciudad francesa de Chamonix, una preciosa población de montaña a los pies de la cumbre más elevada de Europa occidental.

Kisa_Markiza / ISTOCK

La Aiguille du Midi es una elevación rocosa de casi 4000 metros de altitud coronada por una torre a modo de aguja que parece elevarse hasta el cielo en los días soleados. Mientras, en aquellas jornadas en los que el firmamento se nubla, es fácil observar desde las alturas una tupida alfombra de nubes que se extienda bajo nuestros pies.

imv / ISTOCK

El emocionante ascenso hasta la Aiguille du Midi

El punto de partida nos lleva hasta Chamonix-Mont-Blanc – su nombre completo -, la ciudad de alta montaña ligada estrechamente al alpinismo tanto por su situación como por su vínculo cultural y económico. Es aquí donde se hace entrega anualmente del prestigioso certamen de los Piolet de oro, en el que se pone en valor y galardona a los mejores alpinistas del planeta. No obstante, es la población de referencia del icónico Mont Blanc, la cuna del deporte de alta montaña, con sus imponentes 4810 metros de altitud

AlexSava / ISTOCK

Desde los 1000 metros de media a los que se sitúa la población de Chamonix, un teleférico nos conduce hasta la Aiguille du Midi en un ascenso meteórico de casi tres kilómetros. En tan sólo diez minutos se alcanza la primera parada, en torno a los 2300 metros, frente a una zona glaciar y una espectacular vista de las agujas rocosas vecinas. Se trata del Plan de l’Aiguille, un punto intermedio que nos permite adaptarnos al mal de altura y disfrutar de unas panorámicas que cortan la respiración.

Kisa_Markiza / ISTOCK

Pero para las personas más osadas existe un segundo tramo que asciende, tras otros diez minutos, hasta los 3777 metros de altitud en los que se sitúa la estación superior de la Aiguille du Midi. La vertiginosa subida de esta etapa de ascensión es sensacional, tanto por el desnivel como por la altura alcanzada – es el tercero que más asciende de todo el mundo -.

cdbrphotography / ISTOCK

Una vez arriba, las imágenes a nuestro alrededor nos deslumbrarán, con preciosos glaciares frente a nuestros ojos, con varias terrazas que nos ofrecen vistas panorámicas de todo el entorno con Los Alpes dividiendo las fronteras de Francia, Italia y Suiza. En esta zona dispondremos de servicios como cafetería, tienda o restaurante, además del «Espacio Vertical», dedicado a la aventura de la ascensión al Mont Blanc a lo largo de la historia; un tributo al alpinismo en forma de museo.

imv / ISTOCK

Desde ahí, un icónico y pequeño puente suspendido entre las cimas nos traslada a otro punto de la montaña donde nos topamos con otra área desde la que es posible coger un teleférico que nos trasladará por los aires ofreciéndonos una magnífica panorámica del Mont Blanc y del glaciar Géant a nuestros pies. 

Gregory_DUBUS / ISTOCK

Junto a este punto nos aguarda otra atracción de primer orden que no nos dejará indiferentes. «El tubo», una instalación de reciente construcción, conforma una galería de varias decenas de metros que realiza un recorrido suspendido junto a la pared de la montaña.

Y, por si fuera poco, desde este nivel aún podremos ascender un poco más, hasta los 3842 metros de altitud, utilizando el ascensor excavado en el interior de la roca que nos remonta hasta la base de la esbelta aguja que corona la Aiguille du Midi

j-wildman / ISTOCK

Allá en lo alto nos esperan unas vistas verdaderamente maravillosas y una sensación extraordinaria de contemplar el mundo desde arriba. Además, una nueva atracción nos aguarda: Le pas dans le vide (Un paso en el vacío), consistente en una estructura transparente por todos sus lados que sobresale de la roca, con vistas al Mont Blanc. Al avanzar hacia su interior, el suelo de cristal nos permite tener la sensación de andar sobre el vacío, a una altura de 1200 metros sobre nuestros pies… Una experiencia no apta para personas que sufran vértigo.

aroundtheworld.photography / ISTOCK