5 monumentos de Villena que no has de perderte

Manuel Mateo Pérez
 | 
Foto: kiev4 / ISTOCK

La ciudad alicantina de Villena, capital de la comarca del Alto Valinopó, fronteriza con Murcia y Albacete, está coronada por un castillo. Pero no es su único reclamo turístico.

Castillo de la Atalaya

Encaramado en un cerro, el castillo de la Atalaya ha sido testigo y protagonista de los episodios más sobresalientes de la historia de la ciudad. Mandada construir por los almohades a principios del siglo XII, el castillo pasó tras la conquista cristiana a manos de la Orden de Calatrava. Siglos después, el infante don Juan Manuel se hace con el gobierno de la fortaleza. Pero aquellos tiempos de paz se vieron truncados de repente cuando los vecinos de Villena se levantan en armas en contra del marqués Diego López Pacheco, traidor a la causa de los reyes Isabel y Fernando. Las paredes de su torre del homenaje, su pieza más colosal, están cubiertas de dibujos e inscripciones de reos que penaron allí en los siglos XVII y XVIII.

Iglesia de Santiago

La plaza de Santiago es el epicentro del barrio viejo villanense. A uno de sus lados se alza la oficina de turismo y justo enfrente la iglesia de Santiago. Lo más sorprendente de este templo son las columnas helicoidales que se alinean en su nave central y que están consideradas uno de los ejemplos más sobresalientes del llamado gótico catalán. De hecho, las más importantes son éstas y las de las lonjas de Valencia (declaradas Patrimonio de la Humanidad) y Palma de Mallorca.

Museo Arqueológico

La casa consistorial villanense es un edificio de corte renacentista que acoge en torno a su bello claustro el Museo Arqueológico José María Soler. En sus salas se exponen piezas arqueológicas que han conformado la historia de la comarca. Pero lo más increíble y fascinante de todo es el llamado Tesoro de Villena, un conjunto de sesenta piezas en oro –cuencos, brazaletes, botellas y diversas piezas que adornaban un cetro- escondidas hace tres mil años.

Museo Escultor Antonio Navarro

El museo Escultor Antonio Navarro Santafé se erigió en memoria del artista que esculpió la célebre obra El Oso y el Madroño de la Puerta del Sol madrileña. Este villanense universal talló también el Monumento a los Caballos de Jerez de la Frontera. En su museo hay réplicas y bocetos de éstas y otras obras. No conviene abandonar Villena sin antes visitar el Museo del Botijo. En él se citan más de 1.600 piezas de todo el mundo, constituyendo una de las colecciones privadas más importantes de España.

Teatro Chapí

La actividad cultural de Villena se despliega a diario en el Teatro Chapí, bautizado así en homenaje al compositor local Ruperto Chapí. Este colosal edificio es la envidia de todo el Levante tanto por las dimensiones de su escenario como por su copiosa programación artística. El edificio es una joya de la denominada arquitectura historicista y es escenario de numerosos festivales musicales y escénicos programados a lo largo del año.