Vuelve el interés por los museos: 5 propuestas desconocidas para el futuro

Icónicos, extraños, bellos… Todos aguardan nuestro regreso

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: memindshot / ISTOCK

Poco a poco volvemos a recuperar, aunque de forma especial, algunas de las actividades que formaban parte de nuestra vida cotidiana antes de que se decretase la pandemia mundial. Uno de los lugares que vuelven a abrir en las zonas que han pasado a la fase uno son los museos, y este hecho nos ha permitido recuperar sensaciones viajeras que habíamos aparcado temporalmente.

nick1803 / ISTOCK

Templos de la cultura, la apertura de los museos nos evoca la lenta recuperación del sector del turismo y nos permite pensar en volver a transitarlos. Por ahora disfrutaremos de los innumerables ejemplos que podemos encontrar en nuestro territorio. Su cercanía hace que los conozcamos mucho mejor y es el momento perfecto para recorrerlos.

Mientras, para futuras escapadas, cuando la apertura corresponda a los destinos internacionales, podemos ir preparando algunas ideas. Es por ello que traemos aquí algunas sugerencias fuera de los circuitos más masificados. Cinco propuestas que nos ilusionen con volver a viajar…

Museo Mütter (EE.UU.)

Ubicado en la ciudad de Filadelfia, en Estados Unidos, este museo de medicina es seguramente uno de los más interesantes en este género del mundo, con importantes colecciones que se despliegan en una muestra permanente que se nutre además de exhibiciones temporales de gran calidad.

aimintang / ISTOCK

Famoso por ser el único museo en el que es posible observar las disecciones del cerebro de Albert Einstein, realizadas por Thomas Stolz Harvey tras la muerte del célebre físico – fue quien le realizó la autopsia -, alberga también otros muchos especímenes de fama mundial.

Museo de Historia Natural de la Universidad de Oxford (Reino Unido)

Una colección extraordinaria en un edificio extraordinario. Así podríamos resumir las cualidades de este museo perteneciente a la famosa Universidad de Oxford.

TARIK KIZILKAYA / ISTOCK

El pabellón neo-gótico de mediados del siglo XIX que aloja las colecciones es sencillamente impresionante. Sólo admirar su estructura ya merece la pena la entrada – gratuita, por otro lado -. Una atmósfera mágica de hierro y cristal, soportada por pequeñas columnas únicas – cada una pertenece a un tipo de roca -, junto con colecciones de primer orden, con la famosa cabeza de un dodo como pieza icónica.

Museo de los seres humanos (Alemania)

Seguramente alguna vez hemos oído hablar de Gunter von Hagens, el «doctor muerte», un  polémico científico y artista alemán conocido por su método de plastificación de cadáveres, creando esculturas humanas hiperrealistas.

Al museo que recogía su colección en la localidad de Guben, ahora se suma desde 2015 en Berlín el Museo de los seres humanos, una colección con varias decenas de cadáveres humanos y numerosos órganos expuestos, no exenta de críticas.

Biblioteca y Museo Morgan (EE.UU.)

A no mucha distancia del Empire State Building, en el distrito de Manhattan, se encuentra uno de los rincones más singulares y distinguidos de Nueva York, aunque se encuentre fuera de los circuitos más recurrentes de la Gran Manzana. Fundada en 1906 por una iniciativa privada, y convertida hoy en día en entidad pública, conserva una importantísima colección de libros, manuscritos y otros ejemplares, constituyendo uno de los fondos más relevantes del mundo por su calidad.

littleny / ISTOCK

Varias biblias de Gutenberg, incunables, originales de grandes autores de la literatura universal, dibujos auténticos de Leonardo da Vinci, Miguel Ángel, Picasso… Un auténtico lujo de lugar donde la biblioteca propiamente dicha es además una maravilla visual.

Museo Erawan (Tailandia)

A pesar de encontrarse a unas cuantas decenas de kilómetros de Bangkok, este templo y museo no suele ser visitado por la gran mayoría de los turistas que visitan Tailandia. Un edificio que impresiona desde el primer momento al estar coronado por una enorme escultura de un elefante con tres cabezas.

S_Sawatphon / ISTOCK

Pero acceder al interior resulta aún más deslumbrante. Su escalinata, su techo acristalado, la rica decoración de sus tres pisos emulando la concepción del mundo hinduista… Un gran decorado en perfecta armonía que crea un conjunto sublime, donde las colecciones que se exponen – variados objetos y piezas de arte – pasan desapercibidos.