Viena celebra a lo grande el 175 aniversario de Sisí emperatriz

El 24 de diciembre se conmemora el 175 aniversario del nacimiento de Isabel de Austria, conocida como Sisí emperatriz. La capital austriaca, Viena, ha preparado un calendario de eventos, exposiciones y hasta un musical de gran éxito para celebrar esta efeméride. Nacida en Múnich, Sisí ha pasado a la historia como un icono de la nobleza austriaca. Su fama se debió en parte a su gran belleza, pero también a su pasión por la cultura y los viajes, y por una rebeldía que la retrató como una mujer demasiado avanzada para su tiempo, lo que le trajo no pocas complicaciones.

Ahora puede verse en el Raimund Theater de Viena la versión del musical Elisabeth, sobre la vida y la personalidad de la emperatriz. Este musical en alemán se estrenó hace 20 años en Viena y desde entonces la canción Ich gehör nur mir ("Yo solo me pertenezco a mí misma") ha dado la vuelta al mundo. Desde su estreno en 1992, más de ocho millones de espectadores de 11 países, entre los que figuran Corea y Japón, han disfrutado de este espectáculo.

Por su parte, el Hofmobiliendepot (Museo del Mueble) dedica una exposición a los viajes de Isabel a Corfú. En 1861 la emperatriz visitó por primera vez esta isla griega y 15 años más tarde volvió para construirse el Palacio del Aquileón. Uno de los temas centrales de esta exposición es el interés de la monarca por la cultura y la arqueología de Grecia (aprendió el idioma para entenderla mejor), así como la decoración de su refugio griego. La emperatriz realizaba sus viajes principalmente en su yate Miramar y en su lujoso vagón de ferrocarril. Junto a un modelo de este yate pueden admirarse vestidos y utensilios de viaje. El museo muestra asimismo la exposición permanente Sisí en el cine, con escenas y muebles originales de la trilogía cinematográfica que firmó en los años 50 el director austriaco Ernst Marischka, con Romy Schneider como protagonista inolvidable.

Otras visitas indispensables son el Museo Sisí, en el Palacio Imperial de Hofburg, con una muestra permanente a la que se ha añadido el renovado baño de la emperatriz y el mundialmente famoso retrato del pintor Franz Xaver Winterhalter, restaurado para esta ocasión, y el Palacio de Schönbrunn, la residencia veraniega de la familia Habsburgo. En el Museo de Carruajes Imperiales del palacio (Wagenburg) puede seguirse el Sendero de Sisí, que conduce desde su boda hasta su trágica muerte en 1898. Gran amante de los viajes, la emperatriz falleció en Ginebra, apuñalada, el 10 de septiembre de 1898, frente al hotel donde se hospedaba, el lujoso Beau Rivage, que de manera discreta permite visitar su habitación y el museo creado en su honor por este establecimiento situado a orillas de lago Lemán. Para terminar de manera dulce, la pastelería vienesa Demel (antiguo proveedor de la Casa imperial) sigue produciendo las violetas escarchadas que tanto gustaban a la rebelde y coqueta Sisí.

www.austriatourism.com

// Outbrain