Viajes espectaculares para pedir a los Reyes Magos

Desde un crucero que da la vuelta al mundo a sumergirse en la biodiversidad de Costa Rica, empaparse de exotismo bajo los volcanes de Hawai, realizar un lujoso trayecto en ferrocarril por La India o explorar el Titanic hundido como nunca nadie lo ha hecho antes

Noelia Sastre
 | 
Foto: Rawpixel/iStock

Puestos a pedir a sus Majestades de Oriente, que todo lo pueden y todo lo conceden, señalamos estos ambiciosos viajes que son nuestro objeto de deseo. Porque hemos sido muy buenos, esta es nuestra carta para este año:

OGphoto/iStock

Aventura y naturaleza en Costa Rica

Desde birdwatching en la Reserva de Monteverde a subir al cráter del volcán Irazú, pasando por navegar en kayak por el Parque de Tortuguero en busca de jaguares agazapados en la jungla o sumergirse en alguna cala solitaria del Parque Nacional Manuel Antonio. Selvas y bosques nubosos, manglares, playas abiertas a dos mares y un jugoso repertorio de volcanes. Y con todo ello, claro, una biodiversidad apabullante. Este viaje a una de las naturalezas más soberbias del mundo, a este amable país centroamericano, pequeño en extensión pero muy grande en belleza, podría ser una de nuestras prioridades este año. Un viaje barnizado de aventuras tales como lanzarse en tirolina sobre el espesor de los bosques o deslizarse en rafting a toda pastilla por sus caudalosos ríos.

Palace on wheels

Por La India a bordo del Palace on wheels

Un exótico regreso a la época de los maharajás es lo que se experimenta a bordo de este ferrocarril clásico, que conserva el aura de la realeza de antaño y que es el más lujoso y venerado de La India. Delhi, Jaipur, Jaisalmer, Jodhpur, Sawai Madhopur, Chittaurgarh, Udaipur, Bharatpur y Agra son algunas de las joyas de un itinerario circular por el estado de Rajastan, ostentosamente cargado de magia. Un trayecto por el hedonismo y la extravagancia sin límites de aquella época fabulosa, en el que cada vagón dispone de un asistente personal de primera que se encargará de satisfacer todas las necesidades. Nos lo pedimos también.

Blue Marble Private

Una expedición al Titanic

Sí, el mismo, el barco que protagonizó el naufragio más célebre de la historia. Casi cien años después de esta tragedia que ha inspirado tanta narrativa, existe la opción de explorar el malogrado trasatlántico. La agencia de viajes de lujo Blue Marble Private brinda estas expediciones al Titanic, sumergido a más de cuatro mil metros en algún punto de Newfoundland (Canadá). Un viaje de ocho días que parte de Terranova y transporta a los visitantes hasta el buque en un submarino de titanio y fibra de carbono. Allí podrá ser recorrido como nunca nadie lo ha hecho antes. Eso sí, el capricho requiere de unos cien mil euros, que es el precio equivalente hoy en día a lo que pagaron los pasajeros de primera clase en su momento.

ISTOCK

Hawái, sensualidad polinesia

Porque en nuestro imaginario colectivo tenemos la estampa de esas fiestas cargadas de sensualidad, con collares de flores y camisas estampadas en el marco de una playa de postal. Por eso queremos ir a Hawái. Todo un despliegue de ritmo y color en un

escenario tropical que es una combinación de arena dorada, mar cristalino y cocoteros que se balancean al compás de la brisa. Un destino evocador que también nos atrae por su Parque Nacional de los Volcanes, por sus acantilados de la Costa Napali o por la inolvidable experiencia de bañarse con los delfines en Hulopoe Bay. Y por el surf, por supuesto, con playas como Waimea Bay, Sunset Beach, Banzai Pipeline o Haleiwa, que se precian de tener las mejores olas del mundo.

cassinga/iStock

La vuelta al mundo en crucero

¿Por qué conformarse con un solo viaje? Emprendamos esta travesía mundial y así no tendremos que elegir. Que para soñar siempre hay tiempo… Existen navieras (MSC, Costa Cruceros, Royal Caribbean…) que proponen cruceros que dan la vuelta al mundo, es decir, que navegan por todos los océanos del planeta con paradas tan fascinantes que resulta difícil imaginar. Trayectos que suelen tener una duración de más de cien días y que atraviesan los cinco continentes. Lo queremos también como regalo de los Reyes Magos.

// Outbrain