Viajes con seguro a todo riesgo

Por poco dinero y leyendo bien la letra pequeña es posible contratar un seguro con coberturas médicas, de repatriación, robo o pérdida de equipaje o prolongación de estancia en hotel.

Francisco Cortijo

Los nuevos seguros, que se pueden confeccionar y contratar a la carta a través de Internet según las necesidades y el destino elegido, incluyen también el envío de dinero al lugar de destino o la anulación del viaje por alguna causa que impida viajar. Debe tener cuidado con la letra pequeña, sobre todo con exclusiones de destinos peligrosos y con enfermedades que pueda padecer el cliente y que no cubra el seguro, por eso es aconsejable contratar un seguro adecuado al destino cada vez más hacerlo en compañías aseguradoras especializadas, con seguros adaptados al destino, la duración y el motivo del viaje. Porque no tiene los mismos riesgos unas vacaciones en el litoral español que un crucero por los fiordos noruegos, un viaje al Caribe o una ruta de trekking por el Valle de Katmandú. Ni tampoco serán similares las necesidades de cobertura médica en España que en el continente africano o en Estados Unidos, donde la medicina es privada y de pago. o a las actividades que vamos a realizar. Cualquier pequeño imprevisto a miles de kilómetros de casa puede convertirse en un mundo de problemas. Por ello, cada año aumenta en torno a un 10 por ciento el número de turistas y viajeros que en su maleta se llevan de vacaciones un seguro de viaje.

Cobertura a la carta
Hasta no hace muchos años, lo más habitual era contratarlo junto al paquete de vacaciones que vendían en las agencias, pero los clientes prefieren cada vez más hacerlo en compañías aseguradoras especializadas, con seguros adaptados al destino, la duración y el motivo del viaje. Porque no tiene los mismos riesgos unas vacaciones en el litoral español que un crucero por los fiordos noruegos, un viaje al Caribe o una ruta de trekking por el Valle de Katmandú. Ni tampoco serán similares las necesidades de cobertura médica en España que en el continente africano o en Estados Unidos, donde la medicina es privada y de pago.

En España hay varias empresas que gestionan el mercado de seguros de viajes, como Intermundial, Europea de Seguros, Europ Assistance, Elvia- Mondial Assistance, Mapfre o Winterthur. Bancos y cajas de ahorros también los ofrecen en su red de oficinas asociados a compañías de seguros, pero son menos especializados. La contratación de los seguros también puede realizarse a través de las páginas web (www.intermundial.es, www.europeadeguros. com, www.mapfre.esy www.winterthur.es) de las aseguradoras, pudiendo de esta manera el cliente calcular el coste del seguro según las coberturas que elija. El precio medio de los seguros depende de distintas variables: la duración del viaje, el destino geográfico elegido, la actividad a realizar y la cuantía de las coberturas que el viajero está dispuesto a pagar.

Las agencias de viajes permiten elaborar seguros de viaje a la carta desde menos de cinco días de duración hasta la modalidad anual, tanto individual como familiar. Si el viaje se centra sólo en España, se puede contratar un buen seguro de viajes con coberturas suficientes por un precio que oscilará entre 17 y 25 €. Si decide viajar a Europa, las co berturas suben entre 30 y 55 €, mientras que si el viaje se dirige a destinos como Latinoamérica, Estados Unidos, Asia u Oriente Medio, las coberturas subirán hasta una media de 70 a 100 €.

Pérdida de equipaje
Cada cliente podrá ampliar las coberturas que considere más adecuadas en función del destino al que se dirija o del tipo de viaje que vaya a realizar, con lo que el coste de la prima a pagar también aumentará. Como ejemplo, una cobertura de hasta 10.000 € en gastos médicos se puede ampliar hasta 36.000 € por 20 € más; las indemnizaciones por robo o pérdida del equipaje se pueden ampliar hasta 3.000 € por 100 € más de prima, mientras que los pagos por fallecimiento o invalidez pueden subir hasta 180.000 € desde los 30.000 € habituales por 60 € más. De esta forma, el cliente puede confeccionar un seguro de viaje a la carta.

Las coberturas médicas, de asistencia sanitaria, quirúrgica y farmacéutica se han convertido en las estrellas de los seguros médicos. Sin duda, uno de los aspectos más valorados de cualquier destino turístico es la cobertura asistencial que puede ofrecer en caso de accidente o enfermedad. Mientras que en España, con la Seguridad Social, y en la mayoría de los países de la Unión Europea, a través de la tarjeta sanitaria europea, esta cobertura se encuentra garantizada en los centros públicos y resulta gratuita, en destinos como Estados Unidos y Asia resulta muy cara y no siempre al alcance de todos los bolsillos.

Prueba de ello es la diferente escala de coberturas que adoptan las aseguradoras en su asistencia médica o quirúrgica. Mientras que en España la cobertura recomendable por los expertos es de 1.500 €, en Eu- ropa sube hasta los 10.000 € -pensando sobre todo en el Centro y Este de Europa-, y en el resto del mundo, sobre todo para los viajes a Estados Unidos, alcanza los 15.000 €.

Asistencia sanitaria
Desde la agencia Intermundial, especializada en todo tipo de seguros de viajes, señalan que "para viajar por Europa también es aconsenjable contratar un seguro adicional con coberturas sanitarias, aunque la Seguridad Social española tenga un acuerdo con la Unión Europea por el que se ofrece asistencia sanitaria a los residentes en Europa en los centros públicos. Para ello resulta necesario solicitar la tarjeta sanitaria europea en cualquier oficina del Instituto Nacional de la Seguridad Social. Sirve para todos los países miembros de la Unión Europea y para otros como Noruega e Islandia. Si el viaje es a Asia, Oceanía, Estados Unidos y América del Sur, los agentes recomiendan contratar un seguro extra que ofrezca una buena cobertura sanitaria y que cubra posibles irregularidades como desperfectos en el equipaje, así como problemas con el hotel o lugar en el que se va a instalar ".

Algunas agencias de seguros han comenzado también a incluir dentro de sus coberturas médicas el envío al extranjero, si fuera necesario, de medicamentos que no sea posible encontrar en el país donde se ha efectuado el desplazamiento. El cliente no debe perder de vista las exclusiones que incluyen las compañías de seguros en la letra pequeña de los contratos y que dejan exento de indemnización y cobertura algunas enfermedades como las cardiovasculares graves o la diabetes. También resulta bastante compleja la contratación de pólizas para mujeres que se hallan embarazadas a partir del quinto mes de gestación.

Robos y overbooking
Además de la cobertura médica para el cliente, los seguros más completos también incluyen el viaje de un familiar directo hasta el destino donde está hospitalizado en caso de que la estancia en el hospital supere los cinco días.

En caso de recuperación o convalecencia, el seguro también incorporará el pago de hasta 10 días en un establecimiento hotelero, con un precio medio de 60 € por día.

Dependiendo de los destinos, también puede resultar de gran interés todas las coberturas relacionadas con robos o pérdidas de equipaje y documentos personales. La cobertura habitual para este tipo de incidentes es de 600 € e incluye, en algunos casos, la gestión y tramitación ante las autoridades policiales del país de la denuncia y la posible recuperación de los objetos.

Otras coberturas destacadas se centran en la demora de equipajes, en torno a los 150 €, los retrasos en la salida del vuelo por más de seis horas de hasta 90 €, el overbooking, en torno a los 100 €, e incluso los retrasos del medio de transporte elegido a la llegada con hasta 90 €. Uno de los últimos servicios ofertados por algunas compañías en sus seguros de viaje es el adelanto de fondos en el extranjero cuando el cliente no disponga de sistema de pago activo porque haya perdido sus tarjetas de crédito o no puedan ser admitidas en el destino donde se encuentra.

A salvo de huracanes
Como un servicio más ante el cliente, varias compañías también informan antes de emprender el viaje de los requisitos necesarios en el país de origen, así como de sus costumbres y precauciones, tanto de los trámites ante las embaja das como de vacunas recomendadas. No sólo las agencias de viajes quieren hacer negocio con los seguros de viaje. Algunas cadenas hoteleras, para dar confianza a su clientela, han comenzado a ofrecer coberturas similares. Es el caso del grupo Sandals, especializado en resorts de lujo en el Caribe, que ofrece una cobertura contra huracanes en sus establecimientos de Jamaica, Santa Lucía, Antigua o Bahamas. En caso de cancelación de las vacaciones por huracán, el cliente dispondrá de los mismos días contratados en otro resort de la cadena sin ningún coste adicional.

Destinos peligrosos para aseguradoras
Si alguien quiere arriesgarse a ir a las ciudades iraquíes de Bagdad o Basora, que se olvide por el momento de contratar un seguro de viajes. Nadie se lo ofrecerá, ni siquiera por una prima astronómica. Este ejemplo ilustra cómo las compañías de seguros ponen reparos e incluso rechazan la posibilidad de contratar sus seguros para determinados destinos. Por lo general, los países que quedan excluidos de los seguros concuerdan con las recomendaciones que de forma periódica realiza el Ministerio de Asuntos Exteriores sobre países en conflicto o con guerras en activo. Aunque estos destinos pueden cambiar de forma constante por un golpe de Estado, una cadena de atentados terroristas, una invasión de un tercer país, un conflicto fronterizo entre dos naciones o un acontecimiento climatológico grave o sanitario como el de la crisis aviar en el sureste asiático... En la actualidad, las compañías de seguros de viaje ponen reparos en todos los desplazamientos que tienen como destino países con conflictos abiertos, como Sudán, Congo o Liberia, y en los que hay continuos enfrentamientos armados, como Iraq, Afganistán o Chechenia. También hay otros destinos, como Haití, donde la inseguridad general exige precauciones con la póliza. En algunos de estos destinos se puede contratar el seguro, pero con una prima que representa un incremento del cien por cien sobre la tarifa habitual