Para viajeros nostálgicos: vuelve el R5.... y será eléctrico

Renault resucita uno de sus modelos más icónicos, pero convenientemente puesto al día

RedaCción VIAJAR
 | 
Foto: GREG

A veces, una idea genial no tiene por qué conllevar mucho tiempo de devanarse los sesos. Paul McCartney compuso Yesterday en unas pocas horas, después de haber soñado con la melodía una noche en casa de su novia de entonces. Esta canción no solo se ha vuelto eterna, sino que ha sido la más versionada de la historia, según el libro Guinness de los Récords. 

Algo parecido puede decirse del R5: su diseñador, Michel Boué, dibujó sus formas en solo dos días (el proceso de diseño de un coche suele durar meses e incluso años) allá por 1972. Y rápidamente, el utilitario de Renault, que nació como una respuesta al éxito del Mini (esto es, un coche pequeño, atractivo y accesible) se convirtió en un modelo universal. 

Así lucía el R5 de competición en los años 80 | Ondrej Trnak

Fabricado entre 1972 y 1996, el R5 motorizó a la clase media europea, fue adorado por muchos jóvenes que accedían a su primer coche y, aparte de que se vendieron más de 5 millones de ejemplares, se permitió ganar unas cuantas competiciones automovilísticas. Su secreto: demostrar que un coche pequeño, perfecto para moverse ágilmente por la ciudad, no está reñido con poder viajar cómodo y seguro. 

El retorno

Aunque el modelo desapareciera en la última década del siglo pasado para dejar espacio al Clio, sus formas han quedado en la mente de todos, y eso es justo lo que ha aprovechado el recién nombrado director de Diseño de Renault, Gilles Vidal, para dar una primera campanada: el R5 resucita ahora como coche eléctrico pero manteniendo sus formas originales, aunque con algunas variaciones para que se vea inequívocamente moderno. 

GREG

“El R5 es reconocible desde el primer momento, y al mismo tiempo es absolutamente contemporáneo. Los elementos estilísticos, adaptados a partir del diseño del R5 original y modernizados, esconden funciones realmente sofisticadas: la entrada de aire del capó, por ejemplo, oculta la toma de carga eléctrica. Y dentro, las luces de los reposacabezas y las informaciones que aparecen en la pequeña pantalla del cuadro de instrumentos, invitan a subirse a bordo y salir de viaje”, explica el diseñador. 

GREG

Sin duda, a los nostálgicos nos encantaría viajar otra vez en un R5, pero con la seguridad de los coches de ahora y, sobre todo, sin contaminar. De modo que la pregunta a Vidal es inevitable: ¿Veremos algún día este R5 en los concesionarios, o se quedará en un mero ejercicio de estilo? El diseñador responde sin titubear: “En breve será una realidad. Y apenas cambiará respecto al coche que estáis viendo ahora”.