Viaje por las curvas del titanio de Frank Gehry

Estos seis edificios definen el estilo de Frank Gehry, arquitecto canadiense ganador del Premio Pritzker.

Miryam de Muro
 | 
Foto: LembiBuchanan / ISTOCK

Grandes planchas de titanio forman curvas imposibles para dar vida a los edificios de Frank Gehry, uno de los arquitectos vanguardistas más importantes y conocidos del mundo.

Años de diseño e innovación avalan la calidad artística de las obras de Gehry, que siempre concibió su arquitectura como una obra de arte en la que priman la funcionalidad y la armonía. Para ello, utiliza materiales como el acero inoxidable o el titanio, con los que juega creando estructuras curvas y llenas de volumen. La sensación de fluidez invade sus edificios, por muchos considerados como futuristas.

El Deconstructivismo es el movimiento arquitectónico en el que se ubican las obras de Frank Gehry, pues pretende romper con los principios básicos de la arquitectura, mezclar las formas geométricas para producir resultados únicos y, aparentemente, caóticos.

Las obras del arquitecto canadiense han sido premiadas en numerosas ocasiones. El Premio Pritzker de Arquitectura,  la Medalla de Oro del American Institute of Architects, o el Premio Princesa de Asturias de las Artes son algunos de los galardones más significativos de la carrera de Gehry.

Sus creativas arquitecturas se encuentran por todo el mundo y se convierten en un atractivo de las ciudades que las albergan. Estos son algunos de los ejemplos.

Museo de Arte Weisman

Situado en la Universidad de Minnesota, este edificio se construyó en 1934 como museo universitario, pero fue en 1993 cuando el arquitecto Frank Gehry rediseñó el edificio bajo el mecenazgo de Frederic R. Weisman, dando lugar a uno de los museos más importantes del arte contemporáneo norteamericano.

ISTOCK

Museo Guggenheim Bilbao

Este museo se ha convertido en uno de los símbolos de la ciudad vasca de Bilbao. El empleo del cristal, el acero inoxidable, el zinc y el titanio, combinados con la piedra autóctona, dio como resultado esta genialidad que le supuso a Frank Gehry el reconocimiento mundial.

Walt Disney Concert Hall

Con un aforo de 2.265 personas, este auditorio es la sede de la Orquesta Filarmónica de Los Ángeles y del Coro Magistral de Los Ángeles. Su diseño metálico exterior recuerda al museo Guggenheim, pero su interior con una acústica óptima es considerado un hito para muchos arquitectos.

Ismailciydem / ISTOCK

Casa Danzante

Pasear por las calles de Praga es uno de los planes imprescindibles para los amantes de la arquitectura, pues sus fachadas barrocas y góticas contrastan con las modernistas. Pero, sin duda alguna, el edificio que más resalta es la Casa Danzante, una obra deconstructivista del arquitecto canadiense que levantó mucha polémica por no resultar del agrado de todos los vecinos.

Centro Richard B. Fisher

Destinado a las Artes Escénicas, este centro de Hudson Valley (Nueva York) tiene 10.000 metros cuadrados y alberga dos teatros, cuatro estudios de ensayo para danza, teatro y música, e instalaciones de apoyo profesional. Una obra perfectamente funcional de Gehry que fue inaugurada en 2003.

Fundación Luois Vuitton

Una de las curiosidades de este edificio parisino es que la estructura de su techo de cristal permite que el edificio pueda recoger y reutilizar el agua de lluvia.

El vidrio es el material estrella de esta construcción, pues aporta sensación movimiento y transparencia a la Fundación Luois Vuitton, en cuyo exterior se reflejan el agua y los árboles, provocando cambios en la luz que hacen que el edificio parezca diferente a cada hora que pasa.