Trabaja para viajar con el visado Working Holiday

Este visado permite a sus poseedores trabajar durante un periodo determinado de tiempo en países de medio mundo.

Miryam de Muro
 | 
Foto: Nomad / GETTY

Sobre todo en países anglosajones, es muy habitual tomarse un año sabático para viajar y conocer el mundo antes de comenzar los estudios superiores. Pero esto no es gratis ni barato, por lo que a muchos, no les queda más remedio que trabajar durante el viaje para pagarse la próxima parada, y para hacerlo es necesario el visado Working Holiday, que permite residir y trabajar en el país en el que se solicita a jóvenes de entre 18 y 30 años.

Concretamente este visado permite a los jóvenes residir y trabajar durante un año con entradas y salidas al país de forma ilimitada. Este visado es el resultado de acuerdos entre países para facilitar el intercambio cultural y estrechar las relaciones diplomáticas a través de las relaciones sociales. Así, actualmente, España cuenta con  acuerdos con Canadá, Australia, Nueva Zelanda y Japón.

En cuanto a los requisitos necesarios para la obtención de uno de estos visados, además de tener una edad comprendida entre los 18 y 30 años (35 en el caso de Canadá), hay que presentar un certificado oficial que acredite que se carece de antecedentes penales y un certificado médico que indique que el viajero no padece enfermedades que puedan afectar a la salud pública. También es obligatorio demostrar que se tiene el dinero suficiente para comprar los billetes de ida y vuelta, y para una manutención mínima en el país, así como no haber disfrutado antes del visado, pues solo se concede una vez en la vida.

Respecto al certificado de idiomas, depende de los requisitos establecidos por la embajada del país elegido, pero es común exigir al menos un nivel intermedio del idioma nacional.

Estos visados se renuevan anualmente y los puede solicitar cualquier persona que cumpla con los requisitos.

Por otra parte, el visado Working Holiday tiene unos cupos muy concretos por lo que hay que estar atento a la hora de solicitarlos. Por ejemplo, en el caso de Canadá solo se conceden 800 visas al años, 600 en el caso de Australia y tan sólo 200 para Nueva Zelanda.