Se vende aldea en Galicia... por lo que cuesta una casa

Nos hemos topado con este llamativo anuncio: una inmobiliaria vende una aldea en el precioso concejo gallego de Monfero. Y el precio no es lo único que nos ha llamado la atención

Redacción VIAJAR
 | 
Foto: Fotos cedidas por Idealista

“Muchos anhelan desconectar de la vida en la ciudad y reencontrarse con el mundo rural. En la actualidad, hay pueblos y aldeas en venta para emprender una nueva vida en medio de la naturaleza”. Nos lo cuenta un portavoz de la plataforma inmobiliaria Idealista, en la que acaban de publicar un anuncio muy singular.

En este caso no venden una vivienda, sino tres que forman una aldea deshabitada. O dicho de otro modo: no se ofrece una casa, sino una aldea completa de más de 14 kilómetros cuadrados, escondida en un bucólico paraje del concejo gallego de Monfero.

Fotos cedidas por Idealista

El precio también sorprende: 150.000 euros por esta pequeña "población despoblada" en la que se encuentran la casa principal de 300 metros cuadrados que incluye hórreo, bodega y un enorme horno, otra pequeña vivienda de dos plantas y 50 metros cuadrados, y una tercera casa de 160 metros cuadrados. 

Y aquí llegamos al temido “pero”: ninguna de las viviendas está en condición habitable (una de ellas en estado “ruinoso”, como reconoce el propio anuncio), de modo que los 150.000 euros son un punto de partida para un desembolso posterior considerable en restaurar las casas y el terreno. 

Fotos cedidas por Idealista

¿Y a quiénes va dirigido algo así?

Nos responden directamente quienes han publicado el anuncio, esto es, desde Carmen Sanz Inmobiliaria: “Es ideal como proyecto familiar a largo plazo, ya que habría varias viviendas aisladas del resto para máxima privacidad y ocio familiar. Pero también perfecta para proyecto de agricultura o turismo”.

Aldea gallega en venta
Fotos cedidas por Idealista

Sin duda, un hotelito rural en esta bellísima zona de Galicia podría ser todo un acierto, y convertirse en foco de peregrinaje para quienes busquen desconectar. Quién sabe, tal vez en menos de lo que pensamos estemos mostrándolo en las páginas de VIAJAR. Tiempo al tiempo.