Veinticinco años para recorrer el mundo

El periodista Marc Serena ha dado la vuelta al mundo para entrevistar a jóvenes de los cinco continentes. El resultado es un libro a medio camino entre el relato periodístico y la crónica de viajes que resultará igualmente interesante a los lectores jóvenes y talluditos.

Pablo Fernández
El 8 de septiembre de 2008, Marc Serena, un periodista de 25 años de Manresa, tomó un avión en El Prat de Barcelona con destino a Johannesburgo. El 31 de agosto de 2009, casi un año después, Marc abrazaba de nuevo a su familia. Estaba de regreso en casa. Durante este viaje visitó los cinco continentes, descubrió culturas, le robaron en varias ocasiones, visitó decenas de cibercafés y, sobre todo, conoció a gente interesante. En su mochila también traía el germen de un proyecto que unía sus dos grandes pasiones: viajar y el periodismo. Tras una larga travesía, el primer libro de Marc Serena aterriza en las librerías. Se llama La vuelta de los 25 (Ediciones B). A mitad de camino entre el relato periodístico y la crónica de viajes, Serena describe, directa y desenfadadamente, su encuentro con 25 jóvenes de 25 países del mundo. Para cerrar el círculo, todos tenían 25 años en el momento de la entrevista.Si bien es cierto que la publicación de este proyecto es la culminación de un sueño, tampoco conviene olvidar que el viaje ya le había reportado a Marc alguna que otra alegría profesional. Durante toda su aventura, el catalán mantuvo activo un blog (www.lavueltadelos25.com) en el que daba cuenta de sus desventuras en parajes como Isla Margarita (Venezuela), Harare (Zimbabue) o Koyasan (Japón). Esta web recibió en 2009 el premio Lonely Planet a la mejor bitácora de viajes en lengua no inglesa. Además, fue reconocido como el Mejor Blog Personal en los premios Blocs Catalunya.Una de las entrevistas que más recuerda Marc al hablar de su libro es la de Renante, un pescador de la pequeña isla filipina de Busuanga. Paradójicamente, este capítulo deja en el lector una sensación agridulce. Mientras Marc comparte con Renante una jornada de pesca en un paraje paradisíaco, un muro de silencio se levanta entre ellos. El autor sostiene que su libro no tiene ninguna pretensión académica ni ejemplarizante. "No es un retrato sociológico ni antropológico, es algo completamente periodístico -afirma Serena-. Quería que hubiera gente pobre de países ricos, gente rica de países pobres, jóvenes formados, analfabetos... Me resulta difícil describir con una palabra a toda una generación. Es un retrato complejo y contradictorio. Incluso en algunos casos he elegido jóvenes que, a priori, me parecían poco modélicos". Al preguntar a Marc sobre cuál ha sido el objeto imprescindible de su equipaje durante este largo viaje, responde sin dudarlo: "Los tapones para los oídos. Si duermes en albergues, son totalmente imprescindibles". No en vano, el joven periodista viaja de la misma manera que sus compañeros generacionales. De hecho, él es, de forma indirecta, uno de los grandes protagonistas del libro. Este detalle revela, paradójicamente, las principales virtudes y defectos del relato: espontaneidad, empatía, ligereza, curiosidad, precipitación...La estirpe de los grandes reporterosTítulo: Torres de piedraAutor: Wojciech JagielskiEdita: DebatePrecio: 21,90 €El periodismo europeo de los últimos años pivota sobre la inmensa figura de Ryszard Kapuscinski. Después de su muerte en el año 2007, su compatriota Wojciech Jagielski (1960) ha sido señalado como su sucesor natural. En Torres de piedra, Jagielski, especialista en África y Oriente Medio, relata la segunda guerra entre Chechenia y Rusia (1999-2002). Una de las cualidades del reportero polaco es saber aunar la contextualización del conflicto y sus grandes hitos con las historias cotidianas de sus protagonistas anónimos.