Un museo mexicano para disfrutar del arte subacuático

El Museo Subacuático de Arte (MUSA), en Cancún, es el mayor centro de esculturas submarinas del mundo. El proyecto, una inciativa conjunta del Parque Nacional Costa Occidental de Isla Mujeres, Punta Cancún y Punta Niza, Asociados Náuticos de Cancún y el escultor británico Jason DeCaires Taylor (autor del primer parque escultórico submarino del mundo, en la isla de Granada), fue inaugurado en 2009 y recibe una media de entre dos y tres mil visitantes semanales. Sus figuras, con nombres tan evocadores como La Jardinera de la Esperanza o La Evolución Silenciosa, están esculpidas en un tipo especial de cemento cuyo Ph neutro es respetuoso con el ecosistema caribeño en que se encuentran sumergidas. MUSA está formado por unas 500 piezas escultóricas que, según su autor, "representan la idea de los humanos viviendo en simbiosis con la naturaleza". Con un peso de cinco toneladas -para que puedan soportar huracanes y cualquier otro desastre natural-, el cemento de las figuras se transforma en una especie de coral con el paso del tiempo y la acción del mar, deviniendo en un verdadero arrecife. El museo se puede disfrutar haciendo esnórquel, buceando o a bordo de barcos con suelos acristalados. www.musacancun.com