Trucos y técnicas para obtener buenas fotografías subacuáticas

Muchos usuarios aprovechan esta época del año para dar rienda suelta a dos de sus pasiones: la práctica del submarinismo y la fotografía subacuática. Ahora bien, realizar buenas imágenes bajo el agua requiere mucha paciencia y emplear una técnica muy distinta a la de otras disciplinas fotográficas.

Realización: Camera

Hasta hace no mucho tiempo, aquellos que deseaban realizar fotografías submarinas debían de invertir en un equipo muy costoso. Sin embargo, en la actualidad el precio de las cámaras sumergibles y las carcasas submarinas más básicas se encuentra al alcance de casi todos los bolsillos. El primer paso para obtener buenas imágenes bajo el agua consiste, como es lógico, en aprender a bucear muy bien. Cuanto más controle el medio, mejores tomas podrá realizar.

Además, reducirá el riesgo de accidentes y será menor el daño que pueda ocasionar a los fondos marinos en los que se sumerja. También es fundamental aprender todo lo posible sobre los habitantes del mar, ya que ellos van a ser los protagonistas de sus fotografías, y cuanto más sepa sobre ellos, más oportunidades tendrá de captar momentos inolvidables.

Por otro lado, la paciencia puede convertirse en su mejor aliada. Y es que las mejores fotos no se consiguen con prisa sino esperando el momento oportuno. Además, si se acerca lo máximo posible al motivo que desea fotografiar, aumentará aún más el impacto, ya que cuanta menor cantidad de agua haya entre usted y lo que quiera fotografiar, mayor será el colorido y el contraste. Otro consejo básico radica en probar los distintos ángulos y encuadres siempre que el sujeto a fotografiar se lo permita.

Respecto a la técnica de fotografía, resulta muy recomendable evitar todos los modos automáticos. Una ventaja de optar por modos más manuales es la de poder controlar la apertura. Por tanto, deberá elegir la más cerrada que la luz ambiente o el flash le permitan seleccionar. Tampoco hay que olvidarse nunca de la velocidad de obturación, ya que un valor bajo hará que las fotos salgan movidas. Para imágenes de sujetos en movimiento no utilice nada inferior a 1/90 segundos. Por último, el ISO puede ayudarle cuando la luz es escasa, pero recuerde que a mayor ISO, mayor ruido, un elemento que influye negativamente en la calidad de las fotos.