Trucos para ahorrar al teléfono durante un viaje

Cuando viajamos una de las grandes preocupaciones es no gastar demasiado al teléfono pero sin quedarnos incomunicados.

Viajar
 | 
Foto: NicoElNino / ISTOCK

La llegada del fin de las tarifas de itinerancia de datos en telefonía móvil (roaming) en Europa supuso un descanso para el bolsillo de muchos. Pero navegar y hablar con las tarifas de tu país es sólo posible en la Unión Europea. Cuando viajamos fuera de Europa, los problemas con el uso del teléfono persisten. Y es que en la Era de la Información no queremos estar incomunicados pero tampoco lo queremos pagar a cualquier precio. Por eso te damos algunos consejos para que no te arruines en tus vacaciones por el uso del teléfono.

Apagar la conexión de datos

El primer método para no pagar de más es desconectar la conexión de datos móviles. Y es que, aunque creamos que no lo estamos utilizando, el teléfono puede descargar actualizaciones y realizar conexiones mínimas que en nuestro país de origen no supone nada pero que en el extranjero puede significar un incremento considerable de la factura.

Martin Dimitrov / GETTY

Utilización de redes WiFi

Hoy día es raro el hotel o restaurante que no cuenta con una red Wifi para sus clientes por muy remoto que sea el destino en el que nos encontramos. Aunque es cierto que por medidas de seguridad no se recomienda utilizarlas para consultar información delicada en nuestros viajes, suelen resultar perfectas a la hora de comunicarse con nuestros allegados a través de aplicaciones de mensajería, así como para consultar el itinerario y otros detalles de nuestro viaje.

Llamadas a través de aplicaciones

Cuando las llamadas se hacen necesarias una de las mejores opciones para no pagar de más es utilizar las aplicaciones de mensajería como WhatsApp, Telegram o Skype para realizar esa llamada necesaria. Estas aplicaciones utilizan las redes WiFi para establecer la conexión por lo que no siempre la comunicación es nítida y clara y, en función de la velocidad de esa conexión, puede llegar a cortarse.

AntonioGuillem / ISTOCK

Comprar tarjetas prepago

Si las llamadas no se van a realizar fuera de las fronteras del país que vamos a visitar pero sabemos que lo vamos a necesitar, las tarjetas prepago son una buena opción, además suelen incluir una tarifa de datos que te permite utilizar tu móvil como en casa, pero con otro número de teléfono. Estas tarjetas se pueden adquirir en el aeropuerto y, tal como afirma Kiwi.com, el metabuscador de viajes especializado en conexiones de vuelos,  hay que tener en cuenta que algunos operadores locales no facilitan el formato micro-SIM en la opción prepago por lo que asegurarse previamente o tener que recortarla. Para pagar, es mejor hacerlo en metálico, y si se hace con tarjeta de crédito, hay que asegurarse de que no incluir ninguna opción de recarga automática. Para meter más saldo, basta con hacerlo desde la web del operador sin tener que buscar tiendas físicas. En caso de que la guardes para otro viaje futuro, debes saber que puede que no te sirva, ya que algunas SIM son inhabilitadas tras un cierto tiempo de inactividad.

Tarjetas SIM internacionales

Si nuestro destino incluye vario países, este tipo de tarjetas ofrecen un precio fijo para llamadas y un periodo de navegación determinado. Y, aunque es cierto que suelen ser bastante más caras que las SIM locales, suele merecer la pena gracias a la posibilidad de utilizarla despreocupadamente en varios países a la vez. Estas tarjetas, como las anteriores, también suelen ser prepago y para adquirirlas, se puede hacer incluso por internet.