Tres marcas españolas conquistan el corazón de la Gran Manzana

La cadena española Sol Meliá abrirá en julio el hotel Tryp New York City junto a Times Square. El recién llegado se une a otros dos hoteles españoles que apuestan por el diseño en el corazón de Manhattan: el art decó Jolly Madison Towers de NH y el Room Mate Grace con una piscina-coctelería en el lobby.

Rafael de Rojas
Una nueva marca, fruto de la alianza entre Sol Meliá y Times Square South Wyndham Hotel Group, inicia su expansión en Estados Unidos con la apertura del Tryp New York City. El establecimiento está situado en el número 345 de la calle 35 Oeste, entre las avenidas Octava y Novena, y al sur de Times Square. Se trata de la avanzadilla de una marca urbana (Tryp by Wyndham) basada en el servicio y dirigida a clientes cosmopolitas. El nuevo hotel, cuya apertura está anunciada para julio, está próximo al Empire State y el Madison Square Garden y dispone de 173 habitaciones, que incluyen fitness rooms -con máquina de ejercicios en el cuarto- y family rooms, con cama de matrimonio y literas. La firma neoyorquina Glen&Company se ha encargado del diseño y ha optado por dotar con elementos mediterráneos a un reconocible estilo manhattaniano en habitaciones y zonas comunes, en concordancia con la histórica fachada de ladrillo con aire de almacén de la revolución industrial.La presencia hotelera española en Nueva York ya tenía ejemplos previos, como el Jolly Madison Towers de NH, ubicado en otro edificio de ladrillos (en este caso un brillante rascacielos de un intenso rojo oscuro con toques art decó). El hotel está situado en el número 22 de la calle 38 Este, no muy lejos del nuevo alojamiento de Meliá, a 5 minutos de la estación Grand Central y con vistas al Empire State desde muchas habitaciones. Por su parte, la también española Room Mate cuenta en la ciudad con el hotel Grace, una interesante propuesta de diseño situada en el número 125 de la calle 45 Oeste. Este hotel destaca por una piscina peculiarmente situada junto a la recepción y a una coctelería con dj que está abierta al público cinco noches a la semana. Unas intensas luces cálidas cambiantes alrededor de la piscina y una decoración de toques metálicos en torno al bar simbolizan la vocación fascinadamente neoyorquina de los hoteles españoles en la Gran Manzana.