The Twist: cuando un museo se retuerce en el bosque...

Este museo que ha abierto sus puertas hace pocas semanas es una visita obligatoria, según los expertos, para los amantes del arte y la arquitectura

Redacción Viajar
 | 
Foto: Laurian Ghinitoiu

En medio de un bosque, a ochenta kilómetros de Oslo. Es ahí donde se alza, o, mejor dicho, se retuerce The Twist, un sorprendente museo que, nada más inaugurarse, se ha convertido en todo un hito arquitectónico. Definido por su creador, Bjarke Ingels, como “un puente habitable”, el edificio, de mil metros cuadrados, se enrosca en su parte central para cruzar el río Randselva, cuyas orillas conecta.

Laurian Ghinitoiu

Su espectacular silueta se integra dentro del Parque de Esculturas que lo rodea, que forma parte de Kistefos, uno de los lugares más bellos de Europa para disfrutar del arte contemporáneo, ideado por el coleccionista Christen Sveaas para dar una segunda vida al lugar donde se encon-traba la serrería de su familia.

En Kistefos podemos ver el parque, con más de 45 esculturas de artistas no solo noruegos –ahí está Fernando Botero–, un museo industrial, galerías y este The Twist, que hasta el 17 de noviembre acogió la muestra Inside Out, con obras de Howard Hodgking y Martin Creed. La excusa perfecta para adentrarse en este nuevo espacio, con además preciosas vistas panorámicas desde su interior.