Del temido Puca al tour del asesinato: historias tenebrosas en el Halloween irlandés

Una escapada al ancestral este de la isla esmeralda para asistir al festival Puca y el resto de los espectáculos

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: Allen Kiely

Música, mitología, espectáculos, cabaret, propuestas gastronómicas y mucha animación. Así vive Irlanda la festividad de Halloween. Con un regreso a su pasado celta. Con una recreación del Samhain, con el que se homenajeaba el final de un año y el comienzo de otro nuevo. Una celebración de sus ancestros que marca el origen de esta fiesta, a la que hoy las películas de sobremesa se empeñan en mostrar con sabor americano.   

theasis / ISTOCK

La noche del 31 de octubre (justo entre el equinoccio de otoño y el solsticio de invierno), era el momento en el que los espíritus de los muertos volvían a visitar el mundo de los mortales. Y además era el momento en el que los druidas (sacerdotes celtas) hacían ofrendas a sus dioses para pedirles una buena cosecha. Para ello encendían fuegos en todos los hogares familiares y también hogueras comunales que representaban el sol.

La cuna de la cultura irlandesa

Todos estos ritos, mucho tiempo después, son los que se reviven estos días en el condado de Meath, en el llamado este ancestral de la isla. Aquí, en esta tranquila y hermosa tierra de onduladas colinas verdes y ciudades encantadoras, encontramos más de 5.000 años de historia, relatos misteriosos y mitos milenarios. 

Allen Kiely

Esta parte del país, encajada entre el río Shannon y el mar de Irlanda y repleta de mansiones y castillos que se elevan sobre el manto verde de los campos, es la cuna de la cultura y la historia de la llamada Isla Esmeralda.

Allen Kiely

Por eso es en este territorio donde, desde el pasado día 23 (y hasta el 31 de octubre), se celebra el festival Púca, que supone un regreso a los orígenes de Halloween. Un festival que comenzó en 2019 y que, tras un año de suspenso debido a las restricciones de la pandemia, celebra este año su segunda edición en cuatro localidades irlandesas: Trim, Slane, Athboy y Drogheda.

Allen Kiely

Una aterradora criatura

De una parte, esta celebración recrea el encendido simbólico de los fuegos de Samhain. Porque se trata de que los duendes, los espíritus y los fantasmas dejen paso al Púca, una criatura de aspecto salvaje que provoca terror entre los habitantes. Según el folclore celta, este personaje solía aparecerse por la noche en las zonas rurales para destrozar todo cuanto veía. A veces, incluso, se plantaba delante de una casa y llamaba a alguien por su nombre. Esa era la mayor de las desgracias puesto que, quien abriera la puerta, ya no volvía jamás.  

Allen Kiely

También en este festival se rescatan los festejos ancestrales de la cosecha. Pero se hacen en un ambiente contemporáneo con la degustación de los productos recolectados, conciertos, reuniones y el relato de historias que recuperan el espíritu de Samhain, justo cuando se cae la noche y se levanta el velo que separa los mundos de los vivos y los muertos.

Exhibiciones de luz

En este momento, vagando por la oscuridad como un espectro sombrío, el espíritu de Púca cobra vida y llega para cambiar la suerte de todos los que se cruzan en su camino.  La noche se convierte en un lugar de celebración sagrada en el que se saluda a los espíritus de Halloween a través del folclore, la comida, el mito y la música. Vuelven entonces los caminos de reflexión de hace más de 2.000 años y el cielo se ilumina de manera sobrecogedora.

Mick O'Neill

Especialmente en Trim, una idílica población presidida por un castillo, las noches se llenan de mil colores gracias 'Awaken the Spirits', una maravillosa exhibición de luces proyectada sobre los gruesos muros de la fortaleza, donde se puede hacer el  ‘The Murder Hole Tours’ para una velada aún más tenebrosa.