Los teatros más bonitos del mundo

Son los más impresionantes templos del espectáculo, la lírica o el ballet, por cuyos escenarios desfilan las obras maestras de todos los tiempos.

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: eugenesergeev / ISTOCK

Arquitectónicamente imponentes, estos auténticos monumentos son más que salas de conciertos o representaciones dramáticas: son el símbolo de un pasado glorioso, la rúbrica de personajes ilustres, el documento vivo en el que se ha escrito la historia de un país. Hablamos de teatros y recorremos los más bellos del mundo: aquellos desde cuyas butacas sigue soñando la humanidad.

Opera Garnier (París)

eugenesergeev / ISTOCK

Emblema del entramado urbano parisino es este grandioso edificio, cuyo lujo y fastuosidad se ha tratado de imitar en varios teatros alrededor del mundo. Sin embargo, nunca se ha conseguido superar pues sólo esta sala mandada construir por Napoleón III es capaz de captar la magnificencia del siglo XIX: pan de oro, mosaicos, lámparas de araña, asientos forrados en terciopelo rojo

Con una superficie aproximada de 11 000 metros cuadrados y una capacidad para 2 200 espectadores, este teatro no sólo inspiró la genial obra El Fantasma de la Ópera, de Gaston Leroux, sino que a lo largo de su historia ha visto representarse las piezas más prestigiosas.  

Teatro Colón (Buenos Aires)

Mauro_Repossini / ISTOCK

Construido en 1 857 y reinaugurado en 1 908 en distinta sede, esta sala de excepcionales condiciones acústicas y arquitectónicas es la más importante de Sudamérica. No hay artista ilustre del siglo XX que no haya pisado su escenario: desde Enrico Caruso, hasta Maria Callas, Plácido Domingo o Luciano Pavarotti, pasando por bailarines como Rudolf Nureyev o directores como Herbert von Karajan. Su estilo ecléctico mezcla elementos neorrenacentistas y barrocos, mientras que su interior sigue las directrices del teatro clásico francés y el italiano.

Sidney Opera House (Sidney) 

ampueroleonardo / ISTOCK

Este hito arquitectónico encarna la imagen de la identidad australiana con esa rompedora cubierta que es fuente de interpretaciones sin fin: que si los gajos de una naranja, que si el balanceo de las hojas de palma, que si un encuentro sexual entre tortugas… Pero más allá de su icónica estética, la Opera House, diseñada por el danés Jorn Utzon, es uno de los más prestigiosos templos musicales del mundo.

En sus cinco auditorios tienen lugar nada menos que 2 400 eventos anuales en los que la acústica, según los expertos, es sencillamente perfecta. Asistir a un espectáculo implica, además de largas lista de espera, rasgar sin piedad el bolsillo, aunque siempre quedarán los tours guiados que se ofrecen por las mañanas a través de sus entrañas vacías.

La Scala (Milán)

fotoVoyager / ISTOCK

El teatro con el que Giuseppe Verdi mantuvo su relación más estrecha se jacta de ofrecer una de las mejores programaciones del mundo. El Teatro alla Scala, conocido como la Scala de Milán, se erigió en 1 778 para sustituir al Teatro Ducale en los mismos terrenos que ocupaba la iglesia Santa María alla Scala, de la cual tomó el nombre.

Destruido después por las bombas en la Segunda Guerra Mundial, hubo de ser rehabilitado para cuya reinauguración (en 1 946) se eligió un espectacular concierto dirigido por Arturo Toscanini. Después ha sufrido otras reformas que han sacado más brillo, si cabe, a su incomparable belleza. 

Bolshói (Moscú)

Katarina_B / ISTOCK

Grande, como dice su nombre en ruso, esta sala de estilo neoclásico emplazada en el barrio histórico de la capital rusa es una de las más majestuosas del mundo, como ya anticipa su entrada: unas solemnes columnas de piedra caliza coronadas por una escultura de Apolo que dirige una cuadriga a galope. Construido en 1 825, fue objeto de una intensa restauración de seis años que culminó en 2 011.

En ella no sólo se trató de recuperar el brillo imperial del siglo XIX que había perdido en la época soviética sino también dotarlo de la tecnología más avanzada. El teatro ha  estrenado más de 800 espectáculos de ópera y ballet, entre los que destaca El lago de los cisnes de Chaikovski en 1 877.

Ópera Nacional de Viena

4FR / ISTOCK

No tiene rival en todo el planeta en lo que concierne a la lírica, gracias a su aclamado repertorio que abarca desde el Barroco hasta el siglo XXI. Este año, además, este reputado auditorio de la capital austriaca, nacido a iniciativa del emperador Francisco José, está de celebración: se cumplen 150 años desde su creación, un acontecimiento que incluirá, entre otros muchos actos, el estreno de La mujer sin sombra, de Richard Strauss, representada por primera vez en este mismo lugar hace 100 años.

Más allá de su calidad artística, el edificio de estilo neorrenacentista es una joya arquitectónica única a la que, por suerte, se pudo reconstruir tras ser bombardeado durante la Segunda Guerra Mundial. 

Gran Teatro del Liceo (Barcelona)

liceubarcelona.cat

Inaugurado en 1 847, el teatro que ha sido un fiel testigo de la gloria de Montserrat Caballé y Josep Carreras se cuela también en la lista de los más bonitos del mundo. A ello contribuye su gran escalera de mármol de estilo neoclásico, su magnífico salón de los espejos y el propio auditorio con planta en forma de herradura y un aforo para más de 2 000 personas. Como muchos de sus equivalentes europeos, la tragedia no sólo ha impregnado las tablas.

El Liceo fue devorado por las llamas en 1 861 y más tarde en 1 994, mientras que en 1 893 padeció un atentado anarquista. Hoy luce recuperado del todo en plenas Ramblas y convertido en un icono de la Ciudad Condal.