Tarazona exhibe los tesoros de su catedral, ocultos durante tres décadas

Tras permanecer oculta para los visitantes durante 29 años, la catedral de Santa María de Tarazona, en la provincia de Zaragoza, ha reabierto sus puertas. Esta joya, que empezó a construirse en el siglo XIII, ejemplifica a la perfección el cambio estético y espiritual vivido entre el gótico y el Renacimiento.

Pablo Fernández

Las enciclopedias no dudan en ubicar a la Capilla Sixtina en la Ciudad del Vaticano. Sin embargo, cualquier viajero empedernido reconocerá que existe más de una Capilla Sixtina por el mundo. Las cuevas del desierto argelino de Tassili, por ejemplo, son conocidas coloquialmente como la Capilla Sixtina del arte rupestre. Tras su descubrimiento en 2009, una cámara sepulcral de Luxor, decorada con pinturas de hace 3.500 años, fue bautizada como la Capilla Sixtina del Antiguo Egipto. El pasado mes, los príncipes de Asturias inauguraron oficialmente la catedral de Santa María de la Huerta, en Tarazona: esto es, la Capilla Sixtina del Renacimiento español. Después de tres décadas de restauración, la catedral aragonesa ha abierto sus puertas a los visitantes. Este templo comenzó a construirse en el siglo XIII por iniciativa de Doña Teresa Cajal, madre del famoso Pedro de Atarés, hidalgo iluminado por la Virgen y a quien Gustavo Adolfo Bécquer dedicó uno de sus románticos escritos: "...una losa negra, sin inscripción y con una espada groseramente esculpida, señala el humilde lugar en que el famoso don Pedro Atarés quiso que reposasen sus huesos". La remozada catedral de planta latina tiene como principal atractivo sus espectaculares pinturas del presbiterio y la bóveda de la capilla mayor, representantes del cambio de sensibilidad experimentado entre el gótico y el Renacimiento. Un tesoro que ha sido rescatado tras 29 años de olvido.

Vuelve lo mejor de Toulouse-Lautrec en su museo de Albi
Después de un ambicioso proyecto de reestructuración que ha durado más de diez años y lo ha transformado por completo, reabre sus puertas esta primavera el Museo Toulouse-Lautrec de Albi. El museo ofrece ahora nuevos espacios con recorridos didácticos que permitirán apreciar la mayor y más destacada colección pública de obras de Henri de Toulouse-Lautrec (1864-1901) en un itinerario de visita que se ha articulado en dos apartados: cronológico y temático. La apertura del museo está prevista para el 2 de abril.
www.musee-toulouse-lautrec.com