Street Scene llega a España

¿Ópera o musical? Es la pregunta que muchos se formulan al ver esta singular producción teatral que llega a España desde Broadway.

VIAJAR
 | 
Foto: ISTOCK

Denominada "ópera estadounidense", en Street Scene se mezcla comedia, jazz y la tradición operística europea. Compuesta por Kurt Weill en 1946 a partir de una obra homónima de Elmer Rice ganadora del Pulitzer, se estrenó en Filadelfia en 1946 y un año después - el 9 de enero de 1947- se representó en el Teatro Adelphi de Broadway, Nueva York. Es ahora, del 13 al 18 de febrero y del 26 al 1 de junio, cuando llega al madrileño Teatro Real, en coproducción con las Óperas de Colonia y Montecarlo.

Street Scene es en realidad una mezcla de ópera tradicional europea y teatro musical. Lo cierto es que después de su estreno nunca más se ha representado en Broadway, a pesar de haber ganado el primer Premio Tony a la Mejor Partitura Original en 1947, pero sí se ha representado en numerosas óperas, entre ellas la New York Opera City.

Para darse cuenta de su singularidad hay que fijarse en sus creadores y en el contexto social de la época en la que fue escrita, en medio de los juicios de Nuremberg. Y es que su compositor, Kurt Weill era un judío alemán asentado en Nueva York; mientras que Langston Hughes, el escritor de las letras, fue un poeta, novelista y activista afroamericano adscrito al movimiento Harlem Renaissance, que reivindicaba el arte negro vinculado a sus raíces, tradiciones e idiosincrasia. Kurt Weill tomó el gran mosaico de vidas atrapadas en una ‘calle sin salida’ creado por Elmer Rice para crear Street Scene. Y es que el libreto está lleno de historias de amor y desamor, de penurias, maltratos y desahucios pero también de alegría, sueños e ilusiones.

La trama de Street Scene transcurre durante un verano sofocante de los años '40 en un edificio del East Side de Manhattan en el que conviven en pequeños apartamentos inmigrantes de medio mundo: irlandeses, polacos, alemanes, italianos, judíos, suecos... Durante la representación, partes habladas, arias, dúos, números de conjunto, de baile y canciones fluyen entrelazados contando cada una de una las historias que se superponen. Definitivamente no es una ópera al uso, pero tampoco un teatro musical.

Será del 13 al 18 de febrero y del 26 al 1 de junio cuando el Teatro Real acoja hasta diez representaciones de Street Scene en las que John Fulljames, actual director de la Ópera Real de Dinamarca, será el director de escena. La escenografía y figurines corren a cargo de Dick Bird, que recrea la atmósfera de la ópera partiendo de documentación gráfica de los años 40 neoyorquinos, reforzando su componente naturalista. En cuanto a la dirección musical corre a cargo de Tim Murray, que vuelve al Teatro Real después de sus interpretaciones de Porgy and Bess en el verano de 2014. Por su parte, los intérpretes -más de cien- están encabezado por la soprano Patricia Racette; el barítono brasileño Paulo Szot; el tenor Joel Prieto y la soprano británica Mary Bevan. Todos en conjunto serán los responsables de llenar el Teatro Real de ritmos de jazz, de swing y de blues.