Imprevistos en el avión: cómo sobrevivir a un pasajero que reclina su respaldo del todo

Unos cuantos consejos prácticos para evitar que tu vuelo pase de idílico a un absoluto infierno

Álvaro Martínez Fernández
 | 
Foto: izusek / ISTOCK

Has subido tantas veces a un avión que casi eres incapaz de contarlas o enumerarlas. Y, en muchas de ellas, seguro (segurísimo) que te ha tocado lidiar con compañeros de vuelo que relucen por su poca empatía. Nos referimos a esos viajeros que tienen la manía de reclinar su respaldo hacia atrás hasta donde da de sí, sin límite alguno, dejándonos atrapados en nuestro asiento sin apenas movimiento.

No siempre es fácil lidiar con un problema así, y no todos se atreven a "enfrentarse" al desaprensivo o desaprensiva que va delante. 

SolStock / ISTOCK

Pero ¡no te preocupes!, hemos encontrado la solución gracias a En el peor de los casos (Libros Cúpula),  un libro que ha arrasado en Estados Unidos  (en la lista de los más leídos del New York Times) o, más bien, un manual de supervivencia para situaciones límite escrito por Joshua Piven & David Borgenicht.

Un obra que recoge las opiniones de más de 70 expertos y que nos dan la solución definitiva a muchas situaciones de la vida que de entrada parecen descacharrantes, pero son más habituales de lo que pensamos, como la de cómo sobrevivir a un pasajero que reclina su asiento del todo. 

Las cinco instrucciones básicas

Para los autores de este libro hay cinco pasos imprescindibles si queremos librarnos de un vuelo completamente incómodo.

1. Ser amable

Lo primero, como siempre, la amabilidad para pedir que ponga su asiento en posición normal otra vez. Los autores sostienen que “hay que golpear suavemente el hombro del pasajero, pidiéndole con educación que mueva el asiento hacia adelante”.

NORRIE3699 / ISTOCK

Aunque, a veces, las palabras no son suficientes. Para ello “hay que inclinar el cuerpo hacia adelante para que tus rodillas toquen la parte de atrás del asiento”, una clara demostración de intenciones. Si no ha surtido efecto… habrá que pasar a la siguiente fase del plan.

2. Combinar la amabilidad con la mentira

No ha surtido efecto el primer paso de nuestro ambicioso plan de tener un vuelo tranquilo. Es el momento de pasar a juntar la amabilidad con la mentira de forma que le toquemos su poco tierno corazón.

Los autores nos aconsejan decir que nos estamos recuperando de una operación de las rodilla y que la presión hace que nos duela mucho. Además… para que tu mentira se consume de la mejor forma posible, afirman que hay algo infalible: “Dile al pasajero de delante que puedes enseñarle la (falsa) cicatriz”.

3. Cambiar la posición del asiento disimuladamente

Si has llegado hasta este punto debes cambiar tu mentalidad a modo ninja. A partir de ahora las palabras ya no vale, ahora hay que actuar con determinación. Sí… sabemos que estas pensando que es arriesgado, pero debes hacerlo.

Los autores del libro recomiendan esperar a “que se levante para ir al baño”. En ese momento deberás “apretar el botón y mover el respaldo del asiento un poco hacia adelante”. Eso sí… no lo hagas de golpe, tiene que ser algo que vaya lentamente hasta conseguir una posición cómoda para tu asiento.

gchutka / ISTOCK

Pero pueden surgir inconvenientes como, por ejemplo, que vaya con varios acompañantes que le sirvan de guardias de su asiento reclinado. Es en este momento en el que hay que pasar a ser un buen actor (recuerda tus mejores actuaciones del colegio y ¡a darlo todo!).

En este caso nos aconsejan “tirar un vaso de agua al suelo y mover el asiento cuando los pasajeros se vuelvan hacia atrás para ver qué ha pasado”. Sabemos que es complicado… pero por intentarlo que no quede.

4. La maniobra de la rodilla

Es, sin duda, el último recurso que debemos seguir. Aunque si no hay más remedio debemos pasar a la acción con este desafiante método. Ya sabes de qué se trata… de convertirte en su auténtico infierno durante todo el vuelo para que recapacite sobre sus acciones.

El libro es claro, debemos “apretar las rodillas contra el respaldo de delante para mostrar nuestra incomodidad”. Aunque, aseguran que “hay pasajeros expertos en tolerar este tipo de presión trasera, y ni se inmutarán”. Pero si insistes, y si consigues mantener la posición durante un rato… igual resultas ganador de este desafío.

Consejo profesional

Pues sí… aunque parezca mentira, hay métodos completamente profesionales para bloquear a nuestro incómodo compañero de vuelo de adelante. En este libro aseguran “que hay artilugios específicos para prevenir que un asiento se recline del todo, aunque algunas compañías han prohibido su uso”.

Nosotros solo podemos decirte que, con humor, hay soluciones tan brillantes como las que te acabamos de ofrecer.