Sintra, edén del vino de Colares

Se inaugura la Sala Colares, un proyecto exclusivo para saborear el más insólito vino portugués.

Viajar
 | 
Foto: Starcevic / ISTOCK

Portugal es un país de contrastes, un hecho que queda reflejado en su abanico geográfico, en su riqueza gastronómica y en la amplia variedad de sus vinos. La tradición vitivinícola forma parte del carácter identitario luso, motivo por el cual es el sexto productor de vinos del mundo. El sabor de los vinos portugueses se consigue gracias a un ingrediente único: la inigualable brisa del Atlántico. Los viñedos se hacen omnipresentes de norte a sur, reflejando en cada botella la esencia de las cepas de cada región. Las copas se riegan con los famosos vinos de Oporto y de Madeira, sin olvidar el popular vinho verde. Pero saliendo de las generalidades, merece la pena adentrarse en el universo del vino de Colares, un raro 'fino' autóctono. Conscientes de la calidad de este vino, el Tivoli Palácio de Seteais, junto a la Bodega Regional de Colares, ha inaugurado la Sala Colares, un espacio para deleitarse con una selecta carta gastronómica y enológica local.

Tivoli Palácio de Seteais. | Lionel Balteiro

El nuevo ‘must’ del turismo enológico de Portugal

La Sala Colares se ubica en un palacio del siglo XVIII de la ciudad de Sintra, reconvertido en un hotel boutique 5*. Esta nueva sala se presenta como un espacio original y exclusivo dentro del turismo enológico luso. La Sala Colares invita a explorar las variedades y las cosechas más carismáticas de la zona, siendo el vino de Colares la estrella indiscutible de la experiencia. Este homenaje al fino portugués encuentra su explicación en la complejidad y viveza propias del vino. Con un retrogusto tranquilo y auténtico, su acidez, sabor y cuerpo están claramente influenciados por el terroir de la boscosa región de montañas de Sintra y por su proximidad al mar. A pesar de su limitada producción anual, cada botella de este característico vino puede perdurar décadas.

Sala Colares. | Tivoli Palácio de Seteais

La cata del vino no estaría completa sin su correspondiente maridaje. Para ello, el Tivoli Palacio de Seteais propone acompañar la selección de vinos de Colares con una cena gourmet de cuatro platos (desde 100€ por persona) o con un menú de degustación de petiscos (desde 25€ por persona). Con este menú, el equipo culinario del hotel consigue que las notas afrutadas de los vinos armonicen con los quesos portugueses, el jamón serrano, el pulpo en tempura y los productos frescos de temporada de la región.

Como broche a esta experiencia de inmersión enológica, el interiorismo de la Sala Colares ha sido elegido al detalle para crear un espacio íntimo que transmita y represente la historia de la bodega de Colares. Así, el mobiliario antiguo, los elementos decorativos y las fotografías de época han sido cedidas por la propia Bodega Regional de Colares.