Siete plazas Patrimonio de la Humanidad que debes ver una vez en la vida

Son verdaderas joyas de la arquitectura que se han ganado el título de herencia cultural de la humanidad

Beatriz Pérez
 | 
Foto: yulenochekk / ISTOCK

Su patrimonio histórico, su representativa arquitectura y su belleza excepcional las han dado un lugar en la lista de Patrimonios de Humanidad de la UNESCO. Desde la Plaza Roja en Moscú hasta la Plaza São Francisco, pasando por la Plaza de Yamaa el Fna, cada una cuenta con un estilo y una personalidad totalmente diferente. Así, recorremos siete plazas que debes visitar alguna vez en tu vida:

1. Grand Place (Bruselas, Bélgica)

La Grand Place es el punto principal y más concurrido de la ciudad de Bruselas, y una de las plazas más destacadas de toda Europa. La plaza data del siglo XVII y forma parte del conjunto arquitectónico más bello de toda Bélgica, pues se encuentra rodeadas de otras joyas de la arquitectura como el Ayuntamiento de la ciudad, la Maison du Roi o la Maison des Ducs de Brabant. Es tal su belleza y su importancia histórica que la Grand Place fue nombrada Patrimonio de la Humanidad en 1998.

tunart / ISTOCK

2. Plaza São Francisco (São Cristóvão, Brasil)

En el centro histórico de São Cristóvão, se encuentra la Plaza São Francisco, rodeada de las principales construcciones de la ciudad, como la Iglesia y Convento de São Francisco, el Museo Histórico y la Casa de Misericordia. La plaza es un claro ejemplo de la arquitectura religiosa tradicional del noreste de Brasil, y presenta influencias tanto portuguesas como españolas. Así, en 2010, la construcción fue reconocida como Patrimonio de la Humanidad.

luoman / ISTOCK

3. Plaza Roja (Moscú, Rusia)

La Plaza Roja de Moscú es una de las más conocidas mundialmente. Es el corazón de la ciudad y uno de los símbolos del país, y está delimitada por impresionantes construcciones. La más destacada es la Catedral de San Basilio, y en el lado opuesto de la plaza, se encuentra el imponente edificio rojo que acoge el Museo de Historia Nacional. Uno de los laterales de la Plaza Roja está delimitada por la muralla del Kremlin, la antigua residencia del zar y la residencia oficial del presidente de Rusia. Desde 1990 la Plaza Roja y el conjunto del Kremlin forman parte de la lista de Patrimonio de la Humanidad.

yulenochekk / ISTOCK

4. Plazas de Stanislas, de la Carrière y de la Alliance (Nancy, Francia)

En el noreste de Francia, la ciudad de Nancy acoge a tres plazas que son Patrimonio de la Humanidad desde 1989. Las tres construcciones se suceden una al lado de la otra y constituyen una perfecta muestra de la arquitectura del siglo XVIII. La Place Stanislas es considerada una de las plazas más bella de toda Europa y supone un punto de unión entre la ciudad nueva y la ciudad medieval. La Place d’Alliance, más pequeña, cuenta con una magnífica fuente barroca en su centro, y la Place de la Carriere, es un alargado paseo rodeado de verde donde se celebraban justas y torneos en la Edad Media.

olrat / ISTOCK

5. Plaza Grande (Módena, Italia)

La ciudad de Módena es la capital del arte románico gracias a su Plaza Grande, incluida en la lista de Patrimonio de la Humanidad en 1997. Esta plaza es una muestra de la arquitectura y la cultura del siglo XII, representada también por su imponente catedral coronada con la Torre Cívica la Torre Ghirlandina, el campanario de la iglesia. Además, en la plaza también se encuentra el Palazzo Comunale, el ayuntamiento de la ciudad.

ronnybas / ISTOCK

6. Plaza de Yamaa el Fna (Marrakech, Marruecos)

La vida pública de Marrakech se desarrolla en torno a la Plaza de Jamaa el Fna, la construcción central de la ciudad y el punto más importante de la medina desde su fundación en el siglo XI. Durante el día, la plaza se llena de tenderetes repletos de objetos y animales exóticos, y por la noche los protagonistas son los puestos de comida tradicional y los espectáculos musicales. Esta plaza, junto a la medina, fueron nombrados Patrimonio de la Humanidad en 2001.

pedrorufo / ISTOCK

7. Plaza de San Pedro (Ciudad del Vaticano)

La Plaza de San Pedro, una de las más conocidas del planeta, fue construida por el arquitecto y escultor Bernini a mediados del siglo XVII como antesala de la Basílica de San Pedro. Uno de los aspectos más impresionantes de la plaza son sus dimensiones, 320 metros de longitud y 240 metros de anchura, así como las 284 columnas, 88 pilastras y 140 estatuas de santos que la rodean. Además, en el centro destaca el magnífico obelisco de 25 metros de altura. Todo el conjunto arquitectónico de la Ciudad del Vaticano forma parte del Patrimonio de la Humanidad desde 1984.

fazon1 / ISTOCK