Siete playas para ir en familia

España está salpicada de playas donde disfrutar en familia. Son playas aptas para todos los públicos y edades, con zonas comunes y servicios de ocio y restauración. He aquí siete de ellas.

Carolina Oubernell
 | 
Foto: THEPALMER/iStock

Playa de la Misericordia
Málaga

A la sombra de esbeltas chimeneas que nos hablan de un pujante pasado industrial, la playa de la Misericordia de Málaga se extiende a lo largo de dos kilómetros entre los últimos diques del puerto y la cercanía con la vecina localidad de Torremolinos. Tiene una anchura de algo más de treinta metros, unas excepcionales condiciones de limpieza, chiringuitos donde asan espetos de sardinas y zona de juegos para los más pequeños.

La Barrosa
Cádiz

Una de las playas más bellas del Atlántico sur, ubicada en Cádiz, en el término municipal de Chiclana de la Frontera, una ecoplaya con bandera azul que escritores gaditanos como Fernando Quiñones calificaron como ‘la perla de las playas andaluzas’. Así es La Barrosa, una playa de dimensiones colosales, de más de cinco kilómetros de largo por un ancho que alcanza el centenar de metros en alguno de sus puntos. Decenas de chiringuitos y todos los servicios imaginables.

StockPhotoAstur/iStock

Manga del Mar Menor
Murcia

Las aguas del Mediterráneo son cálidas a la altura de la Manga del Mar Menor. En Cala del Pino se extiende una de las playas más famosas de este rincón del litoral murciano. Es familiar, acogedora y accesible. Cuenta con abundancia de restaurantes, zonas de aparcamiento y zona de juegos. Cerca de aquí está la playa de La Isla, la otra gran zona de baño del Mar Menor donde abundan las empresas dedicadas a la práctica de deportes náuticos.

La Marquesa
Tarragona

Es la plata más bella del Delta del Ebro, poco más de un kilómetro de arena dorada, dunas vivas y extensos campos de arrozales a ambos lados. Es una suerte de playa salvaje donde convive en perfecta armonía (y separación) el nudismo y el turismo familiar. Situada al sur de Tarragona, en el término municipal de Deltebre, posee todos los servicios necesarios para un día de plata inolvidable. Una línea de autobuses la une a su población.

Zarautz
Gipuzcoa

La playa de Zarautz, poco más de tres kilómetros y una anchura de unos setenta metros, es uno de los arenales más bellos del Cantábrico. Está próxima a La Concha y Ondarreta, las dos perlas de San Sebastián, y a un salto de Getaria que posee dos playas idílicas separadas por ‘el ratón’, el famoso monte de San Antón. A la playa de Zarautz lo identifican los toldos de rayas azules y a ella asoma el famoso restaurante de Karlos Arguiñano, que posee una deliciosa terraza donde almorzar o cenar a la caída de la noche.

Aljndr/iStock

Noja
Cantabria

Noja está próxima a Santander y más cerca aún del cabo de Ajo, que es un símbolo geográfico del norte de España. Noja posee dos playas separadas por un delicioso paseo entre bosques, roquedales y arenas que solo puede ser disfrutado a pie. Las playas de Trengandín y Ris presumen de ser dos de los arcos asomados al Cantábrico más bellos de la región. Son sendas playas con todo lo necesario para disfrutar de una deliciosa jornada de baños.

Las Catedrales
Lugo

Es probable que la playa de Las Catedrales de Lugo figure entre las tres o cuatro más bellas de España. No es posible entrar en este sueño de piedra, arena y agua salada en verano si no es con una autorización que se obtiene en la web ascatedrais.xunta.gal. Solo pasear por ella es una experiencia única. Hay que tener en cuenta las horas de la bajamar y la pleamar. Hay zonas acotadas para el baño y partes no vigiladas donde no es posible zambullirse en el agua. En la entrada a la playa hay servicios para todas las necesidades.