Los siete monumentos hispanomusulmanes más bellos

Descubre el legado hispanoárabe a través de estos siete enclaves escondidos por España.

Manuel Mateo Pérez
 | 
Foto: ISTOCK

Ocho siglos de historia hispanomusulmana en España dieron para mucho. 

Buena parte de los monumentos más importantes de nuestro patrimonio histórico y artístico son de aquella época. He aquí siete ejemplos que no puedes perderte por nada del mundo.

La alhambra de Granada

Fue el último gran ejemplo de la arquitectura andalusí en España. Un destello, una última perla, la enana blanca antes de la desaparición de la estrella más valiosa del cielo. La Alhambra de Granada resume los ocho siglos de dominio hispanomusulmán en la península ibérica. 

Fue mandada construir por el rey Alhamar de Arjona, fundador de la dinastía nazarí que la mantuvo durante doscientos cuarenta años, antes de la entrada de los reyes católicos a la ciudad. A grandes rasgos, la Alhambra esta dividida en tres grandes zonas patrimoniales: la Alcazaba, los Palacios Reales de Comares y Leones y el Generalife. La llegada de la cristiandad a la ciudad conllevó nuevos cambios, el más importante la construcción del palacio del emperador Carlos V.

Los reales alcázares de Sevilla

Hay en Sevilla decenas de ejemplos patrimoniales de época hispanomusulmana. La Giralda es uno de ellos como alminar almohade

Pero los Reales Alcázares resumen buena parte del aliento hispanomusulmán en la capital andaluza. La mayor parte de su construcción se realizó ya en época cristiana, pero la decoración de sus principales palacios y patios evocan lo mejor de la arquitectura andalusí. Sevilla, además, posee decenas de iglesias asentadas en antiguas mezquitas convertidas al cristianismo cuando Fernando III conquistó la ciudad.

ISTOCK

La mezquita de Córdoba

Es la cumbre del patrimonio hispanomusulmán en la península. La Mezquita de Córdoba fue mandada construir por el primer emir omeya sobre la iglesia visigoda de San Vicente. Luego sus herederos la engrandecieron en diferentes épocas hasta completar sus colosales dimensiones. La conquista cristiana trastocó el plano original del edificio con la construcción en su centro de una catedral. En cambio, su presencia contribuyó sin duda a la preservación del monumento en toda su integridad. La doble altura de los arcos y sus tonos blancos y rojos simbolizan el valor de uno de los monumentos más importantes de la historia del arte de todos los tiempos.

Los baños árabes de Jaén

Son los baños árabes más grandes y mejor conservados de España. Se hallan en los sótanos del Palacio de Villardompardo, mandado construir en el siglo XVI por Fernando de Torres y Portugal, virrey del Perú

Los baños son de época califal y sus constructores aprovecharon los restos de un primitivo baño romano. En el siglo XX se inicia su recuperación, pero no será hasta 1970 cuando el arquitecto Luis Berges Roldán inicie los trabajos de restauración que le valieron el Premio Europa Nostra.

La alcazaba de Málaga

Buena parte de las construcciones andalusíes tomaron asiento sobre desaparecidos edificios de época romana. Es el caso de la Alcazaba de Málaga, que incluso puede presumir de que antes de la llegada de aquellas legiones fue ciudad comercial fenicia. La Alcazaba mira al puerto y otea desde las faldas del Gibralfaro la populosa ciudad donde nació Picasso. Desde los torreones y caminos de ronda de la Alcazaba se divisa la bahía y los Montes de Málaga. Su interior está presidido por los Cuarto de Granada, la zona patrimonial más suntuosa de época nazarí.

La alfajería de Zaragoza

Es uno de los palacios más suntuosos del arte andalusí. Fue construido en la segunda mitad del siglo XI por orden del rey al-Muqtadir, de la dinastía de los hudíes de Zaragoza. La Alfajería es el ejemplo más vibrante del arte de los reinos taifas de la península, inmediato a la llegada de los almorávides. Destaca en su interior la belleza de sus arcos mixtilíneos y la rica utilización del ataurique. Cuando en 1118 Alfonso I el Batallador conquistó Zaragoza, la Alfajería se convirtió en palacio real y principal foco difusor del arte mudéjar.

ISTOCK

Las mezquitas de Toledo

Toledo es una de las ciudades españolas que más monumentos hispanomusulmanes posee. Dentro de su tapiz patrimonial destacan las mezquitas del Cristo de la Luz y de las Tornerías. La primera abre en el lado norte de la ciudad, próxima a la puerta de Valmardón. Su planta es cuadrada y cuando Toledo fue conquistada por el rey Alfonso VI en 1085 el templo fue consagrado a la cristiandad bajo la advocación del Cristo de la Luz. La otra gran mezquita toledana es Tornerías, construida también a mitad del siglo XI sobre restos de edificaciones romanas, en el llamado Arrabal de los Francos.