Shikoku Henro y el Camino de Santiago unidos en una exposición

El Museo de Peregrinaciones y de Santiago albergará durante dos meses una exposición sobre la ruta de peregrinación más conocida en Japón: Shikoku Henro.

VIAJAR
 | 
Foto: ISTOCK

El camino de Santiago acoge cada año, y desde hace siglos, a una multitud de peregrinos de todas las edades y procedentes de todos los rincones del mundo. Esta aventura, plagada de cultura y tradición, se puede completar en el Museo de Peregrinaciones y de Santiago, junto a la Catedral de Santiago de Compostela.

El nombre del museo reivindica su carácter como “institución museística nacional y centro de documentación, investigación e interpretación de Santiago y de las peregrinaciones”. En el sentido de "las peregrinaciones" por lo que acoge del  21 de julio y hasta el 24 de septiembre la exposición “Camiño de Shikoku” a través de la que se dará a conocer la historia y espiritualidad de la ruta de peregrinación japonesa Shikoku Henro a través de una colección de piezas históricas e imágenes del recorrido actual.

La exposición está coordinada por el Consejo para el Registro de los 88 Templos Sagrados y el Camino de Peregrinaje en el Patrimonio de la Humanidad, y tiene como objetivo que el público español tenga un mayor interés acerca de la cultura y los atractivos turísticos de la isla de Shikoku.

Entre los objetos con los que contará la muestra se encuentran documentos, libros históricos y guías del camino de Shikoku. Se expondrá también una imagen del monje budista Kūkai en madera (conocido como Kōbō-Daishi tras su muerte) y quien creó esta ruta, varias esculturas pinturas sobre papel, imágenes del recorrido actual y diversos textos didácticos. Además, para acercar más a los visitantes a esta ruta, habrá una instalación realizada con tierra de los templos de la isla de Shikoku, que evocará el propio camino de peregrinación, en la que un grupo de monjes japoneses budistas realizarán una peregrinación simbólica.

La peregrinación en el Camino de Shikoku (también conocido como Shikoku Henro) consiste en un viaje a lo largo de mil doscientos kilómetros que recorren las cuatro prefecturas de la isla: Tokushima, Kochi, Ehime y Kagawa y, con ellas, 88 templos sagrados. Hay dos leyendas que hablan sobre los orígenes de esta ruta. Por un lado se dice que fue el monje budista Kükai quien inició este recorrido, ordenando restaurar y, en ocasiones levantar templos, en su recorrido. Para otros, fue un peregrino llamado Emon Saburō quien comenzó a transitar la ruta para buscar a Kūkai y poder disculparse ante él por haber negado limosna a un religioso ambulante, quien finalmente resultó ser el propio monje budista.

Este camino se divide en cuatro etapas que indican las fases que debe alcanzar cada peregrino y que corresponden a las cuatro prefecturas de Shikoku, junto con sus templos correspondientes: la primera etapa simboliza el “despertar del viajero” y está situada en Awa (la actual Tokushima); la segunda representa el “camino del ascetismo”, y recorre Tosa (la actual Kochi); la tercera representa en Iyo (la actual Ehime) el “camino de la iluminación” y la última consiste en el “camino al Nirvana”, a través de Sanuki (la actual Kagawa). Para recorrer todos los kilómetros de este viaje a pie, se tarda entre 40 y 50 días. Además, se espera que Shikoku Henro se convierta dentro de poco en Patrimonio de la Humanidad.