Sergio del Molino, nuevo columnista de VIAJAR: "Nueva York se ha convertido en un centro comercial"

El periodista y escritor pasó su infancia viajando a Zaragoza o Barcelona, ahora sueña con viajes en coche y lugares remotos

Redacción VIAJAR
 | 
Foto: Patricia J. Garcinuño / ISTOCK

La trayectoria de Sergio del Molino (Madrid, 1979) ha ido a caballo entre el periodismo y la literatura. Hace más de diez años de sus primeras publicaciones literarias, con éxitos tan rotundos como España Vacía, la obra que dio nombre a este fenómeno del mundo rural. A ello se suman sus amplios años de experiencia en medios como el Heraldo de Aragón, El País y Onda Cero.

Ahora, este periodista y escritor aterriza como columnista en VIAJAR, pero primero nos habla sobre sus viajes y esos otros destinos donde ha aterrizado.

Al pensar en su infancia, ¿cuáles son sus vacaciones más recordadas? 

Sólo viajábamos para ver a la familia, que estaba dispersa por España. Los veranos en Bubierca, el pueblo de mi abuelo, y las navidades en Barcelona, en el barrio de Sants, son tal vez mis primeros recuerdos viajeros.

¿Cuál fue el primer viaje que hizo sin sus padres? 

A Mallorca, de viaje de estudios. Un horror que casi me quita las ganas de viajar para siempre.

Si no viviera donde lo hace, ¿en qué ciudad le gustaría hacerlo? ¿Por qué? 

En Cedeira, al norte de Galicia. Es donde pasamos el verano desde hace un tiempo y, a finales de agosto, siempre fantaseo con quedarme allí y ver llover todo el invierno.

Cedeira | Mario Fajt / ISTOCK

¿A qué destino le gustaría ir si tuviera el tiempo y/o el dinero? ¿Por qué? 

A Tristán da Cunha, porque me fascinan los lugares de ultramar remotos. Es una de las islas más inaccesibles del mundo. Me encantaría ver cómo vive un puñado de gente en el fin del mundo. Además, su capital y único poblado tiene un nombre pretencioso y bello: Edimburgo de los Siete Mares.

A 2.000 km de todo: ¿cómo viven en la isla más remota del planeta? Contactamos con Tristán de Acuña

¿Qué destino turístico le parece más sobrevalorado? ¿Por qué? 

Nueva York, porque ya casi no es ni una ciudad, no se distingue mucho de cualquier centro comercial cerca de tu casa y es imposible tomarse un café sin pedir un crédito.

¿Su rincón favorito del planeta? ¿Por qué? 

Esa es fácil: mi casa, sobre todo después de un viaje largo. No creo necesario explayarme en los porqués.

¿Ha realizado algún viaje inspirado en algún libro, película o disco? 

No, pero me he preguntado si encontraría a la Maga en París, he buscado el Aleph en el barrio de San Telmo de Buenos Aires y he dormido en el desaparecido motel Pacific Sands de Los Ángeles, que sale en muchas películas.

Barrio de San Telmo | R.M. Nunes / ISTOCK

¿Medio de transporte favorito? ¿Por qué? 

El coche, conduciendo yo. Porque disfruto mucho conduciendo y me encanta parar y desviarme del camino.

¿Cuál es la compra más estrambótica que ha hecho en uno de sus viajes? 

Unos penes de terracota, réplicas de arte erótico precolombino, en el Museo Larco de Lima.

¿Qué no puedo faltar en su maleta? ¿Por qué? 

Libros. Me angustia la idea de verme solo en un hotel sin nada que leer.