Seat Altea XL

No es un monovolumen al uso porque, entre otras cosas, los asientos traseros no se abaten para dejar un espacio libre de carga. Tampoco es la clásica berlina convencional porque es más alta de lo normal. Quizás esté más cerca de una ranchera , como aún seguimos llamando a esos modelos familiares con un maletero grande y de bastante versatilidad. Y a todo esto añade un comportamiento impecable en todo tipo de trazados, más cercano al de un deportivo suave que al de un monovolumen. El trabajo de los expertos de Seat en este sentido ha sido excelente y muy acertado. La versión con cambio automático DSG resulta brillante por ser un cambio de doble embrague que va asociado a un motor turbodiésel de 140 caballos de potencia, más que conocido porque los montan varios automóviles del Grupo Volkswagen. En principio se comercializa con dos motores de gasolina de 102 y 150 CV y tres turbodiésel de 105, 140 y 170 CV. Y los precios oscilan desde los 17.915 € de la versión más barata hasta los 25.743 € de la más cara. Y está disponible en tres niveles de acabado y equipamiento: Referente, Stylance y Sport-Up (este último sólo disponible en las versiones a partir de 140 CV).

Al no tener una tercera fila de asientos, el volumen del maletero resulta bastante grande, con 532 litros de capacidad con las butacas de atrás en la posición más retrasada, pues se pueden desplazar 15 centímetros hacia delante o hacia atrás. En cuanto al equipamiento de serie, el Altea XL es bastante generoso, aunque no todos los modelos cuentan con el sistema de control de estabilidad, que debería ser de obligado cumplimiento en un vehículo que presenta estas características. Puestos a elegir entre un Altea normal, un Seat Toledo y el modelo que nos ocupa, apostaríamos por este último porque ofrece más espacio y un comportamiento que no tiene nada que envidiar al de sus competidores. Además, los precios resultan bastante parecidos, por lo que no sería de extrañar que el flamante Altea XL se comiera a sus "hermanos" en un abrir y cerrar de ojos.