Rutas bélicas y visitas polucionadas en la Era de los antiviajes

"Antiviajes". Así califica Alfredo Semprún a sus periplos por zonas conflictivas en Viajes desaconsejables. Las nuevas guías recomiendan escenarios bélicos o países afectados por el cambio climático.

Rafael de Rojas
 | 
Foto: Revista viajar

"No son viajes para ir acompañado", sentencia Alfredo Semprún al volver la vista hacia las 21 crónicas de Viajes desaconsejables. Por las ciénagas del planeta (Barrabes. 21 e). Con prosa de periodista, alejada de la literatura, el autor se asoma a zonas sobradas de conflictos, a lo que él llama ciénagas, con una mirada menos distante de lo que pretende.
El hilo conductor de una historia particular marca los reportajes, con personajes en los que suele sorprender el atisbo de la esperanza. El memorioso libro de Semprún coincide en el tiempo con otras publicaciones que ponen los ojos en un tipo de viaje a contracorriente. Es como si una vez desaparecido el último rincón virgen de la tierra, los viajeros del nuevo milenio con alma de explorador necesitaran cambiar de objetivos.
Los apuntes más significativos alrededor de esta tendencia los ha publicado Lonely Planet en su repaso bianual Bluelist (22 e). En su última edición llega a proponer itinerarios turísticos por escenarios bélicos recientes como Sarajevo, Ruanda o Camboya.
El tomo también visita zonas devastadas por desastres naturales como Tailandia, víctima del tsunami, y Nueva Orleans, superviviente al Katrina. La famosa lista propone además viajes diferentes a ciudades en crecimiento, como Riga, Vilnius o Wellington.
La ecología es, por su parte, el motivo central de los viajes que propone The Rough Guide to Climate Change (Rough Guides. 15 e), que se acerca a los países donde el cambio climático es más evidente.
Por su parte, National Geographic edita True Green (15 e), cien consejos para cuidar el medio ambiente a diario, incluidos los viajes. Con un esquema similar, Lonely Planet publica Code Green (15 e), que reúne cien experiencias de viaje responsable a paraísos actuales. Sus principios son tres: que el medio ambiente no haya sufrido, que los viajeros se hayan sumergido en la cultura local y que la visita haya supuesto un beneficio económico para los nativos.
Estas cuatro guías están en inglés y se pueden encontrar en librerías especializadas o en Amazon (www.amazon.com).