Ruta del año Liszt en Budapest

El 22 de octubre se cumplieron 200 años del nacimiento de Franz Liszt. Seguir su huella por calles, plazas y edificios de Budapest es una excusa perfecta para disfrutar de una de las capitales más bellas de Europa.

Luis Uribarri

La figura de Franz Liszt preside durante 2011 los principales actos de Budapest, ciudad famosa por sus balnearios y la capital más grande de Centroeuropa (con 544 km2 que albergan a 2 millones de habitantes). Liszt da nombre al aeropuerto de la capital y vivió en Budapest desde 1877 hasta su muerte, en 1896, a la edad de 75 años. Los lugares asociados al nombre del pianista húngaro están a lo largo o cerca de la lujosa avenida Andrássy. Aquí, en "los Campos Elíseos de Budapest", se encuentra el Teatro Nacional de la Ópera?, de estilo neorrenacentista y una de las mejores salas de conciertos de Europa. Las estatuas de Liszt y Erkel flanquean la entrada de este edificio de 1884, que recuerda mucho al de la Ópera de Viena. Hay visitas guiadas en español y las entradas para representaciones tienen precios asequibles, como todo en Budapest. La casa museo de Liszt, siguiente parada, está ubicada un poco más arriba de la Ópera, en la esquina con la calle Vörösmarty?, pero antes se puede visitar un museo singular, la Casa del Terror?, una muestra atípica sobre lo peor de la guerra orientada a la nueva generación de húngaros que no vivió aquellos tiempos.

Volviendo al mundo pacífico de la música clásica, hay que acercarse a la Plaza Liszt? para admirar la figura escultórica del compositor que preside la fachada neorrenacentista de la Academia de Música?, que es sala de conciertos y universidad de música, fundada por el pianista y compositor el 14 de noviembre de 1875. Es sede de la Colección Liszt, que contiene varios libros valiosos y manuscritos donados por el autor. En la casa museo de Liszt se conservan sus pianos y las partituras de sus últimas composiciones (www.lisztmuseum.hu). En la Plaza Liszt, las terrazas de los cafés y bistrós son idóneas para reponer fuerzas con un rico pastel húngaro (Budapest también es "la ciudad de los postres"). Hay que probar, al menos, el Esterhazy y el Dobos.

Merece la pena seguir la elegante avenida Andrássy, que aglutina los iconos de Liszt, para desembocar en la Plaza de los Héroes?, con las imponentes esculturas de los grandes guerreros húngaros con sus fieros caballos. La plaza está flanqueada por el Museo de Bellas Artes y el de Arte Moderno. El primero presume de tener la segunda colección de obras de El Greco más importante del mundo, tras la de Toledo. Y pasada la plaza hay que acercarse al balneario de Széchenyi?, cuyos baños se excavaron hasta una profundidad de 1.200 metros en 1908; pasear por el conjunto arquitectónico del castillo de Vajdahunyad?, que combina estilos renacentista, barroco, gótico y románico; y entrar al Zoológico?, con 130 años de antigüedad y con casas de fieras únicas, construidas por destacados arquitectos húngaros.

Tapas de lujo en la zona histórica de Pest
Iberostar acaba de abrir un espectacular cinco estrellas de su gama The Grand Collection en la zona histórica de Pest, el Iberostar Grand Hotel Budapest. Con solo 50 habitaciones, este hotel boutique de arquitectura clásica y moderno diseño interior sorprende en su oferta gastronómica con una cocina deliciosa e innovadora a cargo del chef Juan Carlos González, que marida con originalidad las materias primas de las mejores tapas españolas. www.iberostar.com

Cómo ir
Malév (www.malev.com) conecta a diario vuelos directos desde Madrid a Budapest, y en verano vuela directo también desde Barcelona y Málaga. Los pasajeros disfrutan de cátering de cortesía. Desde 155 euros.