Rumbo a la Antártida con Fridtjof Nansen

El crucero de la Expedición VIAJAR a la Antártida, el “MS Nansen”, navegarña equipado con motores híbridos y drones submarinos.

Mariano López
 | 
Foto: CORDON

A primeros de diciembre del próximo año, 2019, los viajeros de la Expedición VIAJAR organizada por B the travel brand dejarán el puerto de Ushuaia, Argentina, para embarcarse en un barco excepcional que les llevará a la Antártida. El barco lleva el nombre de uno de los grandes héroes de la exploración polar, Fridtjof Nansen, el noruego que intentó llegar al Polo Norte con un barco singular, pequeño, de casco redondeado, con tres delgados mástiles y un molino de viento con el que pretendía mover la embarcación cuando estuviera sobre los hielos de la banquisa. El MS Nansen, el barco elegido para la Expedición VIAJAR, será también diferente a todos, excepto a su hermano gemelo que lleva el nombre del otro gran explorador noruego, Roald Amundsen.

El MS Nansen saldrá de los astilleros en julio de 2019, provisto de motores híbridos de última generación fabricados por la división marítima de Rolls Royce. Contará con nueve cubiertas, que alojarán 265 cabinas y, por primera vez en un barco antártico, todas las comodidades que suelen acompañar a los cruceros de lujo que surcan el Caribe o el Mediterráneo: restaurantes, miradores, gimnasio, jacuzzi, piscinas y biblioteca. Cerca del restaurante principal abrirá sus puertas el Nansen Science Centre, el área que recibirá las imágenes captadas por un ultramoderno equipo de drones submarinos. 

Será un privilegio, un lujo, viajar a bordo de este futuro barco de la naviera noruega Hurtigruten, especializada en la navegación por los mares del hielo. Y recordar, a bordo, la figura de Fridtjof Nansen, aventurero y científico, aunque él solo se considerase un soñador. Murió en 1930, con 69 años. Hoy llevan su nombre un cráter en la Luna, otro en Marte, tres islas del Ártico, una montaña en la Antártida y un premio para programas de ayuda a los refugiados. El próximo año llevará también su nombre un crucero revolucionario, capaz de navegar más de media hora impulsado solo por electricidad. Será el barco de la Expedición VIAJAR al fin del mundo.