Roma se queda sin centuriones

Una nueva ordenanza del Ayuntamiento de Roma prohíbe los centuriones turísticos tan famosos en los monumentos romanos.

Bajo la premisa de "asegurar la seguridad urbana", el ayuntamiento de Roma ha emitido una ordenanza por la que se prohíbe " cualquier actividad que suponga ser fotografiado como sujeto ataviado con atuendos históricos a cambio de dinero". Esto significa la desaparición de todos los centuriones que se dejaban fotografiar, por un "módico precio", por los turistas en los monumentos más famosos de Roma.

Esta ordenanza fue firmada el pasado jueves por el comisario Francesco Paolo Tronca y también prohíbe los triciclos para el transporte de personas (rickshaw) y la venta de billetes de acceso a museos o de recorridos turísticos a pie de calle.

Concretamente, el Ayuntamiento de Roma pretende con esta medida proteger el "decoro y patrimonio artístico, histórico y monumental de la ciudad, y garantizar la seguridad urbana, ya que los individuos dedicados a tales actividades actúan frecuentemente en un modo inoportuno y en ocasiones también agresivo".

Esta conflictiva medida se ha tomado con motivo del comienzo del Año Santo Extraordinario de la Misericordia, convocado por el papa Francisco y que comenzará el próximo 8 de diciembre y finalizará el 20 de noviembre de 2016.