'Road trip' por España (IX): los pueblos más bellos de Extremadura

Al volante del nuevo Land Rover Defender nos damos un baño de románico, gótico, y de paisajes indescriptibles

Redacción VIAJAR
 | 
Foto:

La ruta

Extremadura es mucho más que el Jerte, la Vera y los cerezos en flor. Es una región de contrastes naturales y de bellísimos pueblos. Y eso es precisamente lo que vamos a hacer en nuestra ruta de hoy: recorrer los más bellos de esta Comunidad (en la humilde opinión de este periodista). 

Guadalupe | JoseIgnacioSoto

El coche

Este road trip lo hacemos con un coche muy especial: es la primera vez en más de medio siglo que el mítico Land Rover Defender se renueva. Aunque mantiene las líneas clásicas, su diseño es ahora mucho más moderno. La sensación de estar al volante de algo legendario fue constante: en cada pueblo por el que hemos pasado, hemos sido la diana de infinidad móviles (o más bien de sus cámaras), porque muchos transeúntes no se han cortado en hacernos fotos a nuestro paso. 

Pero ya no queda nada del espartano modelo clásico: ahora es un coche espacioso por dentro, lleno de tecnología y confort, capaz de moverse como una berlina en carretera y como una gacela por el campo. 

Como ves en la foto que abre este reportaje, equipaba una tienda de campaña plegable en el techo. Incluye una cama realmente cómoda, y es toda una declaración de intenciones: con un coche como este, puedes llegar a donde te propongas. 

¡Arrancamos! 

Comenzamos a lo grande: en Hervás. La estampa de este pueblito de casas blancas ya lo deja a uno con la boca abierta. Pero el plato fuerte está en su barrio judío, que se mantiene intacto, seguramente el mejor conservado de España. 

Hervás | light_rules / ISTOCK

De allí tomo la A-66 en dirección a Plasencia, considerada Bien de Interés Cultural, y no es para menos. Su parte antigua, su muralla y su acueducto son un auténtico viaje al pasado. En el trayecto, me doy cuenta de que ya no queda nada de aquel rudo Land Rover que todos conocemos. El nuevo se mueve con una suavidad asombrosa, apenas sientes el asfalto debajo de tus pies. 

Plasencia | Leonid Andronov

Mi siguiente destino es por carreteras comarcales, y compruebo también que, a pesar de su gran tamaño y peso, se mueve como pez en el agua por vías estrechas, y da la impresión de tener entre manos un coche mucho más pequeño. Paso por Madrigal de la Vera y llego a Jaraíz de la Vera pasando por Cuacos de Yuste. En todos te das un buen baño de románico y gótico. Cuacos de Yuste es la capital de La Vera, y es obligado visitar su preciosa plaza balconada. 

Cuacos de Yuste | jacquesvandinteren

Tomo la carretera EX392 hasta Navalmoral de la Mata. Pasear por sus calles es una delicia, y la iglesia de San Andrés, el Ayuntamiento o la ermita de las Angustias son sin duda visitas obligadas. 

Termino esta ruta de un día en Guadalupe, famoso por el Real Monasterio de Santa María de Guadalupe. Cuando uno se embelesa con su ornamentada fachada gótica, entiende inmediatamente por qué fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco hace casi tres décadas. Pero no es menos sorprendente por dentro, donde confluyen casi todos los estilos imaginables: mudéjar, renacentista, neoclásico y barroco, además de gótico. 

krigwrm

No hay que detenerse aquí, claro: Guadalupe es uno de los pueblos más bonitos de España, y eso se comprueba en cuanto entras en la villa amurallada por el arco de Chorro Gordo. Recorrer sus calles empedradas es una delicia, y termino en la Fuente del Ángel, del siglo XVI: su agua no solo es potable, sino que además está riquísima. Un broche perfecto para un road trip marcado por la belleza. 

¿Y fuera del asfalto?

Posiblemente te estarás preguntando cómo se comporta este todoterreno en su terreno natural que, aunque no lo parezca por lo cómodo que es, no son las carreteras. Durante esta ruta no encontramos un circuito offroad propiamente dicho, y en Viajar somos especialmente respetuosos con la naturaleza. Pero eso no me impidió recorrer un par de dehesas de tierra, y pude comprobar lo fácil que es recorrer cualquier tipo de terreno: tiene varios modos de conducción como Gravilla o Nieve, y la sensación es, gracias a su tracción inteligente (que modula la fuerza que llega a cada rueda) que hay un ordenador haciendo el trabajo por ti todo el rato. Quedarse en encallado con este coche es misión imposible.