¿Cuál es el riesgo de contagiarte en un avión? Menor del que piensas

Dentro de una cabina hay menos posibilidades de transmitir el virus que en la mayoría de las oficinas.

Luis Meyer
 | 
Foto: andresr / ISTOCK

Sin duda, la única opción coherente y responsable ahora es quedarse en casa. Pero si, por causa de fuerza mayor, tuvieras que coger un avión (por ejemplo, para regresar con los tuyos), es posible que la idea de meterte con tanta gente en un espacio tan reducido hagan que te salten las alarmas. Tal vez esta información te tranquilice: dentro de un avión, por lo general tienes menos riesgo de contagio que en tu oficina. Y en ocasiones, incluso que en tu propia casa. 

La clave se llama HEPA

Esta acrónimo significa High Efficiency Particulate Air (aire particulado de alta eficiencia) y es la denominación de uno de los filtros más eficaces que existen hoy en día a la hora de purificar el ambiente. 

Para que te hagas una idea: aparte de en las cabinas de los aviones, se utilizan en las salas más críticas de los hospitales, como las unidades de trasplantes, donde el aire debe de ser inmaculado para evitar la mínima infección. También se suele instalar en las salas blancas industriales, esto es, aquellas que deben tener los parámetros ambientales estrictamente controlados: tanto la temperatura y la humedad como las partículas del aire, porque así lo requiere la delicadeza del producto que se esté manufacturando o tratando. Para que te hagas una idea: no solo utilizan los filtros HEPA las plantas de microelectrónica de precisión. También la NASA tiene sus propias salas blancas con estos filtros.

Pruebas que lo confirman

El análisis realizado por el Departamento de Transportes de Estados Unidos en 92 vuelos tomados al azar demostró que los niveles de hongos y bacterias que se encontraron en las cabinas de los aviones fueron iguales o incluso menores que los de un hogar común. Y desde luego menor que en la mayoría de los espacios públicos cerrados. Por eso es tan baja la propagación y transmisión de un virus. 

Orbon Alija / ISTOCK

El nivel tan reducido de microbios se debe, aparte de a la alta capacidad de filtrado de los sistemas HEPA, a que la renovación completa del aire dentro de la cabina se realiza entre 10 y 15 veces cada hora. 

Esto no significa que no haya riesgo

Queda claro que la cabina de un avión está más protegida frente a infecciones que la mayoría de los espacios cerrados. Pero eso no significa que tomar un vuelo no comporte riesgos muy elevados de contraer el coronavirus. El mero traslado hasta el aeropuerto, y el tránsito por sus instalaciones hasta coger el vuelo suponen el contacto con muchas personas, en ámbitos no necesariamente protegidos. Por eso, desde VIAJAR, nuestra recomendación es clara: si debes tomar un vuelo por causa de fuerza mayor, toma absolutamente todas las precauciones recomendadas desde el momento en que cruces el umbral de tu puerta.