Reverte en las aguas del fin del mundo

“Confines” es un gran libro que destila pasión viajera. Fascinará a los apasionados por los mapas, la exploración y las aventuras.

Mariano López
 | 
Foto: SeppFriedhuber / GETTY

El nuevo libro de Javier Reverte, titulado Confines, es una obra de múltiples relatos. Narra dos viajes en barco del autor por geografías extremas, el Ártico y el Antártico, y, al hilo de estos dos periplos, las formidables historias de quienes trataron de llegar al Polo Norte y de quienes se atrevieron a explorar la Tierra del Fuego, dos de los territorios más hostiles del planeta.

El primer relato describe el viaje de Javier Reverte a bordo del navío Jan Mayen, invitado por un grupo de científicos españoles que buscan medir el grado de contaminación de las aguas del Ártico. Con su habitual maestría, Reverte relata la aventura de los conquistadores del Polo, mientras cuenta también cómo disfruta de la navegación por el extremo norte del mundo. “El viento helador me golpeaba y me llenaba de vitalidad –escribe–. Me sentía feliz de estar allí, mirando hacia la proa, con una sensación enorme de libertad y de soledad elegidas”.

La segunda parte del libro nos lleva a la Tierra del Fuego y a los mares que los navegantes consideraron el fin del mundo. Reverte cautiva con la narración de su viaje y con el relato de quienes, como James Cook, consideraron esta región el territorio más terrible conocido. “No es casualidad –escribe Reverte– que los viejos navegantes bautizaran muchos de sus lugares con nombre tristes, épicos y trágicos: provincia Última Esperanza, isla de la Desolación, Bahía Inútil, Puerto del Hambre...”. 

Confines es un gran libro que destila pasión viajera. Una obra que fascinará desde sus primeras páginas a los apasionados por las aventuras y la exploración, los enamorados de los mapas y los amantes de la buena literatura. Hasta hace no mucho, era costumbre entre los marineros otorgar a aquellos que habían doblado el cabo de Hornos el derecho a sentarse con un pie en la mesa. Con su nuevo libro, Confines, Reverte se ha ganado el derecho a sentarse como le plazca, mientras sus lectores disfrutan de su precioso viaje por los extremos del mundo.