Así es como van a remodelar el Palacio de Congresos de Madrid

Cerrado desde 2012, albergará la nueve sede de la Organización Mundial del Turismo

Redacción Viajar
 | 
Foto: alexat25 / ISTOCK

En noviembre de 2012 se daba la noticia: el Palacio de Congresos situado en el Paseo de la Castellana madrileño cerraba sus puertas para unas obras de rehabilitación. Pero estas nunca se realizaron... hasta ahora. 

El Instituto de Turismo de España (Turespaña) ha señalado que la empresa estatal Ineco se encargará de remodelar y ampliar este palacio de casi 40.000 metros cuadrados. En él se situará la nueva sede de la Organización Mundial del Turismo. Se espera que en 10 meses Ineco presente un proyecto básico de construcción y explotación de las obras, que se licitarán en una fase posterior, informa el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo. 

HISTORIA DE UN EDIFICIO

Construido en 1970, el Palacio de Congresos de la Castellana, en el número 99, es obra del arquitecto Pablo Pintado y Riba, que falleció en 2007. Se hizo enseguida famoso por el mosaico que en 1980 Joan Miró ideó con 10.000 placas cerámicas y que plasmó el ceramista Joan Gardy Artigas. Uno de los bocetos que realizó Miró para dicho frontal está en el Museo Reina Sofía

Situado en el número 99 del Paseo de la Castellana.  | Fred Romero

Fue en su día el primer gran edificio destinado en España a grandes eventos. En él se celebraron recuentos de elecciones generales, municipales y autonómicas, se organizó un Festival de la OTI y tuvo lugar la última reunión de la OSCE que culminó con la caída del Muro de Berlín. Además, fue centro de prensa durante el Mundial de Fútbol del 82, para el que se construyó una pasarela que unía el palacio con el estadio Santiago Bernabéu. Dicha pasarela luego fue desmantelada y una parte fue a parar al puente que une los barrios de Moratalaz y Estrella y otra parte, a la carretera de Colmenar. 

Pero en la década de los 90 empezaron los problemas. Primero, en 1995 hubo un incendio, al parecer provocado, y en 2010 una inspección detectó fallos de seguridad y el ayuntamiento de Madrid lo limitó a eventos con poco público. En 2012 llegó su cierre tras los problemas para financiar su rehabilitación.