500 años después, ¡ya podemos entrar en las Procuradurías Viejas de Venecia!

Situadas en el lado norte de la famosa plaza de San Marcos, las Procuradurías Viejas ya se pueden visitar

María Escribano
 | 
Foto: Migliore+Servetto studio

Tres son los edificios que arropan a la basílica de San Marcos y cierran con ella la famosa Plaza de San Marcos en Venecia. Se los conoce con el nombre de procuradurías porque eran hogar y oficina de los procuradores venecianos, aquellos que se ocupaban de la administración de los bienes de la basílica, gestionaban testamentos y también hacían labores de caridad.

Procuraduría Vieja en la Plaza de San Marcos Venecia
Plaza de San Marcos, Venecia.  | Alphotographic / ISTOCK

Con sus decenas de arcadas, sus cientos de ventanas, sus bellas cornisas… las tres procuradurías tienen también parte de responsabilidad en que la plaza de San Marcos sea el salón más bello del mundo. Las más antiguas, las llamadas Procuradurías Viejas, están situadas en la zona norte de la plaza y datan del siglo XII aunque se reconstruyeron en el siglo XVI tras un incendio. Les seguirían las Procuradurías Nuevas, ya construidas en estilo clásico a finales del siglo XVI, y finalmente las Procuradurías Novísimas, también conocidas como Ala Napoleónica por ser mandadas construir por Napoleón.

Procuradurías Viejas Venecia
Una de las salas de las Procuradurías Viejas.  | Andrea Martiradonna

Las procuradurías en las que nos centramos en este artículo son las más veteranas, las Viejas, que acaban de abrir sus puertas tras 500 años. Durante cinco años, el estudio de David Chipperfield Architects ha trabajado en reparar y adaptar la estructura del siglo XVI al presente para albergar oficinas y espacios de trabajo del proyecto social The Human Safety Net de la compañía Generali.

Los tres pisos acogen las oficinas de la compañía, salas de exposiciones, una cafetería, un área de coworking, un auditorio y varias salas de eventos, que suponen la apertura al público de áreas que nunca han sido abiertas. El diseño del interior, de estas zonas expositivas y del diseño multimedia corren a cargo de la firma Migliore+Servetto.

Procuradurías Viejas Venecia
Cafetería de las Procuradurías Viejas.  | Andrea Martiradonna

El objetivo es volver a integrar las Procuradurías Viejas en Venecia, en convertirlas en un espacio vivo de la ciudad que pueda ser visitado.

Vista aérea de las Procuradurías de Venecia
Vista aérea de las Procuradurías de Venecia en San Marcos.  | wjarek / ISTOCK

Los nuevos espacios modernos intentan no competir con lo histórico del edificio, por eso, se ha dado especial importancia a los 100 óculos del siglo XVI presentes en la fachada y que dan al centro de la plaza. En algunas de estas aperturas, la vista se ha mejorado a través de un sistema tecnológico de ampliación que, como la cámara oscura de Canaletto, permite a los visitantes sumergirse en la vida de la plaza de San Marcos a través de una nueva forma de interactuar con ella.

Procuradurías Viejas de Venecia
Espacio expositivo en las Procuradurías Viejas.  | Andrea Martiradonna

Otro de los vínculos entre pasado y presente se halla en la instalación Window on Venice, que permite dar un salto en el tiempo y explorar en 3D cómo eran varios lugares de la ciudad de Venecia en el siglo XVI, como la Giudecca, el Puente de Rialto, el Arsenal o las islas de Burano y Murano. En la instalación que recibe a los visitantes se funden, por su parte, el teatro y las máscaras venecianas. Unos títeres de madera ideados por Davide Rampello y fabricados por Carlo Colla Atelier reciben a los visitantes dirigiéndose a ellos primero en veneciano y luego en su propio idioma gracias a la tecnología.

Procuradurías Viejas Venecia
Interior de las Procuradurías Viejas.  | Andrea Martiradonna

En su interior, el mobiliario y la decoración se visten de materiales como el vidrio, el cobre, la madera y los espejos, típicos venecianos, como también lo son los bricole, los postes de madera de roble utilizados en la laguna para marcar los caminos navegables. Estos bricole constituyen la columna vertebral del espacio reservado a las exposiciones. Por su parte, los bancos de la cafetería, hechos de madera natural, recuerdan a los de los cafés venecianos históricos, con un ejemplo en la propia plaza de San Marcos, el Caffè Florian. Y las alfombras rescatan varios motivos tradicionales, como los arcos ornamentados del Palacio Ducal o los cristales de Murano.