Qué hay que ver en la Expo de Milán antes de que termine

Bajo el tema "Alimentar al planeta, energía para la vida", la Expo 2015 es el escaparate donde los países muestran lo mejor de sus cocinas y sus propuestas para un mundo más sostenible. Estos son los diez pabellones por los que vale la pena hacer una escapada a Milán antes de que termine la Expo, el 31 de octubre.

Guillermo García
 | 
Foto: Jaime Martínez

1. Un viaje a Kazajistán

Los anfitriones de la Expo Astana 2017, Kazajistán, muestran en su pabellón su asombrosa técnica de dibujo en arena, un cine 3D con asientos movedizos y un área interactiva donde se puede degustar leche de caballo y aprender más de cómo han hecho para combatir la desaparición del Mar de Aral o restablecer el hábitat natural del esturión en el Mar Caspio.

2. Hologramas vs realidad

Con un diseño arquitectónico de Sir Norman Foster y haciendo reflexionar sobre cómo se maneja la escasez de recursos en su país, los Emiratos Árabes Unidos ofrecen un emotivo pabellón que incluye un show en el que por momentos cuesta trabajo distinguir qué es real y qué es holograma. Asimismo, el recorrido concluye con un vistazo a lo que será la Expo Dubái 2020.

3. Introspección y fermentación

Corea del Sur abordó uno de los grandes desafíos de la humanidad: el desequilibro alimenticio, ya sea por obesidad o por hambruna. Con una estética impecable y mucha atención a los detalles, el recorrido invita a la reflexión sobre qué se come y propone la tradicional comida fermentada como solución.

4. Consciencia para el futuro

Suiza construyó una torre con cuatro apartados en los que se ofrece café, sal, manzanas deshidratadas y agua. Los visitantes son libres de tomar las muestras que deseen, pero se les recuerda que lo que hay disponible no será rellenado. Una vez agotado, no habrá más, por lo que la visita invita a no abusar de los recursos y pensar en las futuras generaciones.

5. Aire puro del bosque

Austria también figura entre los participantes propositivos con un pabellón que en su interior cuenta con un bosque que recuerda la importancia de respirar aire puro y de los árboles como elemento refrescante para un entorno.

6. El panal de la creatividad

En línea con el énfasis medioambiental, Reino Unido resalta la importancia de las abejas y la polinización con una escultura gigante que representa un panal, que a su vez está conectado con un panal de verdad en Nottingham y que se ilumina de acuerdo al movimiento de las abejas reales.

7. El lenguaje del Sabor

A través de una colorida exposición, el pabellón de España pone el énfasis en tres ejes: la cadena de producción, la calidad y la diversidad de la dieta, y la agricultura como herramienta para la preservación del paisaje y del patrimonio.

8. El Totomoxtle (las hojas de maíz)

Con una apariencia que emula a la base de su gastronomía universal, México ofrece un recorrido donde se mezcla tradición e innovación; entre los atractivos destacan un moderno sistema de registro virtual para acceder a módulos interactivos, piezas prehispánicas de alto valor histórico y una instalación musical hecha con cinco mil cucharas y utensilios de cocina.

9. El Amor de Chile

Inspirado en un poema de Raúl Zurita y con un imponente edificio de madera, Chile presenta en la Expo el lado humano de la cadena productiva de alimentos y, de paso, hace gala de su variedad de ecosistemas.

10. El supermercado del futuro

El Future Food District se adelanta en el tiempo con robots que entregan fruta, pantallas táctiles que muestran toda la información del producto seleccionado y demás dispositivos que incorporan la modernidad del siglo XXI a la compra de la despensa.

Y después de una agitada jornada, la mejor manera de cerrar la visita a la Expo 2015 es con el espectáculo nocturno El Árbol de la Vida: una torre rodeada de un lago proyecta rayos láser sobre agua y con una excelente banda sonora logra conmover al público.