El puente de cristal más largo del mundo

Mide 488 metros de longitud, está suspendido sobre un valle a 218 metros y se ha construido en China.

Adrián Lorenzo
 | 
Foto: CCTV

China es el país de los récords. Tiene en su haber la línea de metro subterránea más larga del mundo, el puente más extenso, la autovía más alta, el aeropuerto más transitado y la muralla defensiva más grande, con más de 20.000 kilómetros de longitud. Pero, desde ahora, el gigante asiático cuenta con una nueva megaconstrucción. Se trata del puente de cristal más largo del mundo, una estructura de 488 metros de longitud, situada a 218 metros por encima del suelo y que une dos montes del Parque Natural de Hongyagu, en la provincia de Hebei.

La estructura, construida por la firma Baily Group, se ha inaugurado en una ceremonia a la que asistieron unos 3.000 turistas y locales, con el objetivo de comprobar en primera persona la vertiginosa sensación de pasear por una superficie de cristal entre dos acantilados.

El suelo del puente está formado por 1.077 placas de cristal de solo cuatro centímetros de grosor, que cuelgan de un esqueleto reforzado por doce cables de vanadio (metal blanco plateado y brillante), capaces de soportar las inclemencias meteorológicas típicas de la zona. Así, puede resistir terremotos de hasta seis grados de magnitud y huracanes de fuerza doce, es decir, la más alta de la escala de Beaufort. No obstante, pese a su capacidad de soportar peso y tras haber sido diseñado para aguantar a más de 3.000 personas a la vez, las autoridades chinas han decidido que el número máximo de visitantes al mismo tiempo sea de 600.

Además, el responsable de la empresa constructora del puente, Yang Shaobo, aseguró al canal de televisión chino CCTV que “las labores de mantenimiento y  de inspección de la estructura se realizarán todos los días”. También comentó que “habrá varios operarios encargados de la seguridad de la zona y de ayudar a aquellas persona con un ataque de pánico en medio del puente”.

Hasta la fecha el puente de cristal más largo del mundo era una estructura de 430 metros en el parque natural de Zhangjiajie, enclave chino que sirvió de inspiración a James Cameron para crear el universo ficticio de Avatar.