Principales santuarios del culto mariano

Nuria Cortés

Alrededor del 80 por ciento de las peregrinaciones cristianas están relacionadas con el culto a la Virgen. Aunque los santuarios marianos proliferaron sobre todo tras la proclamación del dogma de la Inmaculada Concepción en 1854, el más visitado del mundo tiene su origen en el siglo XVI. De 18 a 20 millones de peregrinos llegan cada año a la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe, en México D.F, un enclave cuyos antecedentes sagrados se remontan a épocas prehistóricas, cuando en este lugar se rendía culto a Tonantzin, la diosa azteca de la maternidad. Iguales de humildes que Juan Diego, el azteca cristiano al que se le apareciera la virgencita de los mejicanos, eran los niños Lucía, Francisco y Jacinta, y la joven Bernadette, testigos de las apariciones de Fátima y Lourdes, respectivamente. A pesar de que para algunos estos santuarios puedan resultar algo decepcionantes por todo el negocio que les rodea, no hay que negar que son dos de los centros de peregrinación más importantes del mundo cristiano. Juntos reciben a un total de nueve millones de fieles, muchos de ellos enfermos que acuden esperanzados en que la Virgen de Fátima o de Lourdes curen sus dolencias.

Otros santuarios europeos, como el de Rocamadour, en Francia; el de Czestochowa, en Polonia, o el de Loreto, en Italia, atraen cada año a millones de peregrinos. Este último es el más visitado de Italia y uno de los más célebres en el mundo católico. Situado en la región de Le Marche, recibe cada año cerca de cuatro millones de visitantes deseosos de llegar a la Santa Casa, aquella donde viviera la Virgen y tuviera lugar la Anunciación. Según la tradición lauretana, en 1291 el edificio fue milagrosamente trasladado por ángeles desde Palestina, primero a Tersato, en Dalmacia, y después, en 1294, a un bosque del territorio de Recanati, denominado Lauretum. La versión menos celestial adjudica el trabajo del traslado a los cruzados, quienes la habrían traído piedra a piedra desde Tierra Santa ante el avance musulmán. Sea como fuera, desde 1920 Nuestra Señora de Loreto es la patrona de los aviadores.